María Espino

Guanajuato.- La construcción de obras y remodelación de fincas sin permiso del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) han aumentado durante el periodo de pandemia ocasionada por el Covid-19, debido a que el instituto opera con menos del 50% del personal por lo que las inspecciones no son suficientes para dar cobertura a todas las zonas que son de su competencia y algunos “aprovechados” han actuado fuera de ley.

“En general disminuyó el número de obras que tenemos, desafortunadamente hubo unos aprovechados que valiéndose de la disminución de la presencia de la actividad en general pues si hicieron uso indebido de realizar algunas acciones que no debieron llevar a cabo: obras sin licencia o algunas afectaciones a inmuebles”.

David Jiménez Guillen, titular de la oficina INAH en Guanajuato, explicó lo anterior y precisó que buscan dar atención a todos los temas con el personal activo en campo, pues dijo que de momento no hay fecha para que regresen a laborar de manera presencial los trabajadores que son parte de la población más vulnerable y que están trabajando desde sus casas.

“De acuerdo a las disposiciones Federales no ha quedado establecido una fecha de retorno, sin embargo seguimos laborando, seguimos trabajando en el Centro INAH, seguimos con todo lo que es atención técnica y legal, protección técnica y legal (…) de los 85 miembros que conforman el personal del INAH en Guanajuato alrededor de la mitad se encuentra en condiciones de vulnerabilidad porque son mayores de edad (más de 60 años), padecen alguna enfermedad, porque tiene hijo menores de 12 años o cuestiones de embarazo”.

Aseguró que con los trabajadores que cuenta actualmente para salir a calle han atendido los casos de mayor urgencia y los que resultan necesarios para evitar complicaciones; incluso manifestó que ya han ejecutado demoliciones de obras que se realizaron sin permiso en algunos municipios.

“Hemos atendido lo necesario, lo impostergable; se han atendido demoliciones en la ciudad de León, San Miguel de Allende, en la capital donde tenemos obras sin licencia”, comentó Guillen y precisó que a lo largo del periodo de pandemia han tendido por lo menos unos 10 reportes de obras que se efectuaron sin el aval de INAH.

Finalmente Guillen señaló que el Museo Alhóndiga de Graditas al igual que las zonas arqueológicas que vigila el INAH también están operando con una parte del personal bajo ciertas restricciones de horarios y reducción acceso de visitantes al 30% de capacidad para evitar aglomeraciones.

AC