Luz Zárate

Celaya.- A raíz de la pandemia, la presencia de niños que piden dinero o trabajan en alguno de los 59 cruceros de la ciudad, aumentó un 392%.

En febrero se habían detectado a 25 niños trabajando o practicando la mendicidad; para marzo la cifra aumentó a 98, por lo que el DIF municipal implementó diversos operativos para retirar de los cruceros a los menores, y a su vez ofrecerles alternativas a los adultos que los acompañan. Derivado de esas acciones la cifra disminuyó a 30, y permaneció así hasta el mes de septiembre.

A través de los operativos, se detectó que hay trata de personas, explotación infantil y renta de niños en la ciudad.

La directora del DIF municipal, Fabiola Mateos Chavolla, presentó en rueda de prensa la campaña contra la explotación infantil ‘Todos Estamos con Ellos’, cuya finalidad es que los ciudadanos tomen conciencia y no den dinero a los niños que están en la calle, pues en lugar de ayudarlos a mejorar sus condiciones de vida, están fomentando que los adultos que los manejan los sigan explotando.

“Para el DIF es una preocupación bastante grande que estos niños estén siendo sometidos a temas de explotación, no nada más en el ámbito laboral, sino en muchos temas de explotación. Ahora con el tema de la pandemia están sujetos a un riesgo sanitario que no está siendo dimensionado por los ciudadanos (…) Creemos que no se está dimensionando el trasfondo que tiene todo esto. en el mejor de los casos los niños están acompañados de los padres, pero muchas veces ellos ni siquiera son hijos de estos adultos que los están explotando, simplemente estos niños están siendo rentados a cambio de algún dinero para que vayan a la calle y obtengan ganancias algunas personas”,

señaló la directora del DIF municipal.

Hasta el momento, el DIF municipal ha interpuesto dos denuncias en el Ministerio Público; una por el probable delito de trata de personas, que involucra a una mujer chiapaneca que trabaja en los cruceros junto a sus 10 hijos, y otra por dos niños también chiapanecos que trabajan en la calle y aparentemente están acompañados de “su cuñado”.

Mateos Chavolla, dio a conocer que en los operativos hay ocasiones en que los ciudadanos defienden a los menores y a sus cuidadores, sin percatarse que están promoviendo la explotación infantil.

“Son niños que no sólo están siendo expuestos a un tema laboral, sino tal vez a un tema de trata de personas que pueda vulnerar los 20 derechos a los que tienen derecho y a vivir plenamente”,

precisó.

Las ganancias son buenas

Un niño en media jornada puede obtener de 500 a 1,200 pesos, dependiendo del crucero, del horario y hasta de la actitud del menor. La actividad predominante que realizan los niños es la venta ambulante; algunos otros sólo son acompañantes de los adultos o practican la mendicidad.

La funcionaria reconoció que al estar expuestos en la vía pública, corren el riesgo de ser víctimas de acoso o explotación sexual.

Se detectó que el 30% de los niños provienen de otros estados como Querétaro, Michoacán, Chiapas y Oaxaca, el resto son de Celaya; predominan los menores de entre 6 y 11 años de edad.

La Directora del DIF dijo que se afecta más a los niños dándoles una moneda que regularmente se la dan a sus familiares, lo que a la postre genera deserción escolar y que los menores crezcan con la idea de que es mejor ganar dinero “fácil”, cayendo en situaciones vulnerables o en delinquir.

Mateos Chavolla, informó en rueda de prensa que el DIF continúa implementando acciones integrales para brindar apoyo a menores en situación vulnerable o realizando actividades que son consideradas como explotación infantil.

Te puede interesar:

RO.