Staff Correo

Estado.- Quienes utilizan el transporte público corren un alto riesgo de contagiarse de covid-19 no sólo por la posibilidad de que algún pasajero sea portador del virus, sino también porque el operador sea el que esté infectado y lo esté propagando dentro de la unidad.

De acuerdo con información recabada por Correo, al menos 102 conductores de transporte público han dado positivo a covid-19 en cinco municipios del estado desde que inició la pandemia, de los cuales 17 perdieron la vida.

Destaca el caso de Salamanca, pues el líder de los transportistas asegura que ningún operador se ha contagiado en once meses, situación que no ha ocurrido en otros municipios con menos unidades: San Miguel de Allende acumula 30 contagios y cinco operadores fallecidos, y en la capital cinco enfermaron.

La amenaza es evidente: los contagios entre operadores de transporte público no perjudica sólo la cobertura de rutas y traslado de los usuarios, sino también detona un mayor foco para la transmisión del SARS-CoV-2 entre quienes viajan en esas unidades, quienes después llevan el virus a su entorno familiar.

En León desacatan aislamiento

Van 51 operadores de transporte público de León que han dado positivo a covid-19 y once fallecidos: algunos de ellos perdieron la vida porque en lugar de cuidarse mantuvieron otras actividades laborales, pese a que se les ordenó permanecer en aislamiento, informó el líder de los transportistas, Daniel Villaseñor. “Desgraciadamente los que han fallecido, han sido de los que mandamos a sus casas. A dicho de las familias, y a pesar de que se les pagaba por estar en casa, ellos tomaron la lamentable decisión de salir a trabajar en taxis, plataformas (…) y eso los llevo lamentablemente a la muerte”, explicó Villaseñor.

El director de Movilidad, Luis Enrique Moreno Cortés, confirmó que los operadores que han fallecido se encontraban en su hogar de manera preventiva porque presentaban malestares. “Dentro del sector del transporte se ha dado un número muy bajo (de contagios) por las horas que están expuestos a la operación diaria, y seguramente han tenido síntomas muy leves. No han tenido un caso grave en los operadores que están prestando el servicio”, explicó. En la ciudad circulan mil 453 unidades, con el mismo número de conductores. Pedro N., conductor de autobús en la zona de las Joyas, lamentó que algunos usuarios se nieguen a usar el cubrebocas, porque se han enterado de casos donde mueren los familiares de los choferes, pero muy difícilmente detectan dónde se contagiaron.

En Guanajuato afecta también a administrativos

El transporte público en la capital también ha sido afectado por contagios entre operadores y personal administrativo.

Neal Avalos, representante de los concesionarios, señaló que cinco de los sesenta trabajadores de su empresa han enfermado de covid-19 –dos operadores, dos administrativos y uno del taller—, de los cuales cuatro ya regresaron a trabajar.

Reconoció que en las otras empresas también ha habido contagios, aunque no defunciones. Dijo que aunque en un principio los trabajadores se mostraban renuentes a usar cubrebocas, han logrado que se acostumbren a seguir esta medida.

“Después de tanto insistir e insistir ya son conscientes y sobre todo que no hay persona que no conozca alguien que se ha contagiado o fallecido. Antes eran más escépticos, pero también los operadores se han hecho más conscientes de que deben de estarse cuidando”. Neal Ávalos señaló que enviar a cuarentena a los empleados contagiados no afecta el servicio, ya que debido a la pandemia se han recortado rutas.

En Irapuato priorizan sanitización

Mantener con rigor las medidas sanitarias ha permitido que en Irapuato sean muy escasos los contagios entre operadores, destacó Ramón García Troncoso, vocero de los concesionarios.

“Desde que inició la pandemia sólo hemos reportado a nueve trabajadores con covid, ninguno de gravedad. El último contagio fue a mediados de noviembre, y desde esa fecha no hemos tenido a más compañeros enfermos”. Aseguró que los protocolos de limpieza en las unidades son muy minuciosos.

“A diario se revisan y se limpian cada vez que llegan a base. Se hacen pruebas aleatorias a los choferes para evitar contagios, además las unidades van ventiladas y no son fuente riesgosa de contagio”, apuntó.

‘Dios nos ha apoyado’, aseguran en Salamanca

Ningún operador de transporte público en este municipio ha enfermado de covid-19, aseguró el presidente de la Unión Villa de Barahona, Roberto Calvillo Ramiro. Aclaró que sí ha habido contagios en directivos y sus familias, e incluso fallecidos, pero choferes, no. “Hemos sido afortunados (…) Dios no ha apoyado, nos ha ayudado mucho en cuestión de que los operadores y checadores y los socios de la cooperativa”.

El líder transportista consideró que las afectaciones han sido mínimas porque desde antes de que fuera obligatorio el uso del cubrebocas y gel antibacterial, ya se aplicaban esas medidas en las rutas fijas.

En Celaya presumen baja incidencia

De acuerdo a la Dirección de Movilidad, no se ha registrado un brote de esta enfermedad en el transporte público de Celaya, ya que solo han detectado 10 contagios entre 480 operadores. A mediados de enero fue que se presentó el único fallecimiento de un chofer, aunque parecerían pocos si se advierte que han muerto 818 en el municipio por covid-19. Desde marzo inició un programa de desinfección de las unidades, en las que en cada que concluye una ruta se sanitiza con agua y cloro. Además, desde julio es obligatorio el uso de cubrebocas.