Gilberto Navarro

Guanajuato.- La violencia intrafamiliar en la capital ha migrado de ser entre matrimonios o parejas a que los hijos violenten a sus padres, principalmente debido al consumo y la adicción a las drogas o el alcohol.

Esta situación se ha incrementado en los últimos 17 de meses debido a la pandemia del covid, dijo la directora del Instituto de Atención a la Mujer, Liliana Aguilera.

Señaló que los casos que atiende la policía municipal y, que posteriormente se canalizan a la dependencia, revelan que ha ido creciendo la violencia de hijos a padres, cuando históricamente la violencia intrafamiliar o en el interior del hogar se daba entre parejas.

“Va en ocasiones semanas, que está al 50 por ciento, mamás que son violentadas por sus hijos, es importante que empecemos a ver que, dentro de las cifras, una gran parte ya no es violencia de pareja, es violencia de hijos a sus mamás”.

Estas situaciones han motivado que la dependencia, en conjunto con la policía municipal, realicen visitas a las víctimas para ofrecerles terapia, así como los servicios de rehabilitación por parte del estado, ya que en la mayoría de los casos la violencia deriva de adicciones.

Dijo que, se observado que en ocasiones las víctimas no quieren proceder legalmente en contra de sus propios hijos, en cambio si aceptan internarlos para tratar las adicciones.

“Anteriormente íbamos nosotros nada más con el trabajo social de Policía Preventiva, ahora se suma el Centro de Atención Primario en Adicciones (CAPA) desde este año y ha funcionado, porque seguramente no van a proceder contra el hijo, pero ofrecerles el servicio de rehabilitación o terapia, si la han aceptado”.

Unas ocho familias llevan un proceso de rehabilitación de adicciones con CAPA.

EZM