Gilberto Navarro / María Espino

Guanajuato.- Tras las quejas ciudadanas por el gran encharcamiento en la carretera Guanajuato-Puentecillas, casi frente al Cereso, este ya fue atendido por las autoridades.

Cómo documentó Correo, las fuertes lluvias dejaron un encharcamiento que dificultó la circulación y ha dañado varios vehículos. Después de la queja de vecinos, se coordinaron la Secretaría de Infraestructura, Conectividad y Movilidad (Sicom), con el Simapag y Obra Pública municipal.

Lee más: Lluvias dejan gigantesca ‘laguna’ en carretera Guanajuato -Puentecillas

El Gobierno municipal informó que se construirá un drenaje pluvial de 75 metros lineales para solucionar el problema.

Foto: Gilberto Navarro

La administración municipal afirmó que este mismo martes se bombeó el agua con apoyo de Simapag y la dirección general de Obra Pública municipal retiró la tierra de la carretera y realizó obras provisionales para el desvío de agua.

También se implementó un operativo vial con apoyo de Tránsito municipal y corporaciones estatales. En los próximos días, iniciará la construcción de una caja colectora de agua pluvial a un costado de la vialidad que estará a cargo de Sicom.

La Presidencia Municipal realizará los trabajos de excavación y relleno, mientras que Simapag aportará la tubería.

Soluciones reales

No obstante, los habitantes y empleados de negocios en la zona exigieron a las autoridades municipales una solución real al problema que prevalece desde hace varios años, pues señalaron que el haber retirado el agua con una pipa sólo es un paliativo y basta con que caiga otra tormenta para que se anegue.

Además, resaltaron que en esa zona existe un bache muy grande que se ha indo ampliando y generando riesgo a los ciudadanos que por ahí circulan. Incluso, aseveraron que algunos carros se han golpeado al pasar por ahí y se ha desprendido alguna de las partes.

Sandra Gonzáles, empleada de uno de los negocios que se ubica justo en frente del tramo encharcado, comentó que desde hace tres años que han reportado la afectación, tanto a la autoridad municipal como estatal, sin que hasta la fecha les hayan dado solución y fue hasta que decidieron hacerlo público en redes que fueron a retirar el agua.

Foto: Archivo

“La semana pasada, desde el miércoles, está el encharcamiento. No bajaba el nivel del agua porque la parecer la tubería esta tapada y cada año es lo mismo; ya van tres años que hacemos el reporte y no nos daban solución. Sí han pasado (autoridades municipales), pero decían que correspondía al Estado, que al Simapag (Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado) no le corresponde y ahora sí que se tocaron puertas, hicimos reportes porque salieron ratas; han salido muchas cucarachillas entre la tierra”.

Gonzáles señaló que su patrón, el propietario de un negocio de venta de materiales, permitió que por parte del Simapag escaven al interior de su propiedad para que instalen un tubo que sirva como desagüe y evitar que el agua se acumule sobre la vialidad cada vez que llueva.

“Ojala que sigan los planes de darle realmente solución a esta problemática que ya lleva unos cuatro o cinco años y afecta a los que van caminando y en sus carros”.

ac