Atiende Municipio al ‘viacrucis migrante’

Publicidad

Además del refugio y la asistencia oficial, la sociedad civil también mostró su solidaridad

Alejandrina Martínez

Irapuato.- Luego de que arribaron a Irapuato cerca de 600 personas procedentes de Centroamérica que se dirigen a Estados Unidos en calidad de migrantes, las autoridades, además de brindarles un lugar apto para refugiarse y de atenderlos mediante consultas de salud, han llevado a cabo acciones para proteger a todos de posibles riesgos sanitarios.

Hombres, mujeres y niños, comenzaron su éxodo hacia Norteamérica el 25 de marzo, cuando abordaron un tren carguero, desde Tapachula, Chiapas. Se trata de 550 migrantes, 360 adultos, 190 niños, entre ellos 19 bebés menores de 1 año.

El 9 de abril, detuvieron el ‘viacrucis migrante’ en la Ciudad de México, 4 días después pararon en el municipio de Tultitlán y el domingo 15 llegaron a Irapuato.

No era su intención quedarse más de una noche, sin embargo, algunos de los viajantes, mostraban signos de desnutrición, deshidratación, diarrea, conjuntivitis e infecciones respiratorias agudas y fue necesario brindarles atención médica antes de que continúen su camino a primera hora de este martes 17 de abril.

Médicos del sector salud dieron 150 consultas médicas, donde valoraron hospitalizar a una docena de personas, entre las que se encuentra una mujer embarazada y una niña, pero en el transcurso de este lunes, todos fueron dados de alta al encontrarse nuevamente en condiciones estables de salud.

La solidaridad de decenas de personas fue notoria, ya que  acudieron al DIF a obsequiar ropa, zapatos, comida preparada y agua embotellada.

Aunque de las personas que se revisaron ninguno presenta signos de padecer alguna enfermedad producida por la picadura del mosco transmisor del dengue, el área de Epidemiología de la Jurisdicción Sanitaria VI, llevó a cabo acciones de nebulización en la zona.

Por su parte, personal de la Cofepris se estuvo cerciorando que la comida que prepararon los ciudadanos -y que es perecedera-, se consuma en el lugar, para que los migrantes no la guarden y les genere algún tipo de infección estomacal.