Redacción

Jalisco.- Tras haber asesinado a Jessica González en Morelia, Diego Urik intentó desaparecer, aunque se lanzó una alerta para su búsqueda y localización en México y otros países, incluso se ofreció una recompensa para quien diera información.

El 30 de septiembre, nueve días después del asesinato, fue encontrado en un hotel de Cihuatlán, Jalisco. Vestía shorts café, playera blanca, tenis color blanco y una gorra. Se había cortado el cabello casi a rapa y empezaba a dejarse crecer la barba.

En el noticiero de Ciro Gómez Leyva se presentó un video en el que se ve a Diego sentado en una silla  acompañado de dos  hombres con quienes conversa.

Fue trasladado a un penal de mediana seguridad para ser juzgado por el feminicidio de la joven maestra a quien violó y golpeó en la cabeza hasta dejarla sin vida.

*Con información de Imagen Televisión

Lee más:

Lee más:

DM