¿Sabías que solo un 10% de los aspirantes que realizan el primer examen de admisión de la UNAM ingresan? Se trata de una cifra fuerte, que sin duda logra que los jóvenes se tomen en serio el estudio. Si tú ya te registraste para el examen de ingreso y estás en preparación para tomarlo, llegaste al lugar indicado.

A continuación, te daremos algunas recomendaciones para llegar preparado al examen de admisión de la UNAM:

Investiga la estructura de antemano

A pesar de que todos los exámenes que se aplican en la UNAM están compuestos de 120 reactivos, no todos incluyen el mismo número de preguntas por materia. Y además, cada carrera pide un puntaje distinto (depende de la demanda y los lugares ofertados). Así que investiga muy bien la estructura de la prueba que tú vas a tomar, para que te prepares con base en ella.

Estudia con diferentes recursos

No te conformes con la guía que te dan al registrarte para el examen. Lo mejor será que adquieras un curso para entrar a la UNAM que incluya todo tipo de lecciones y ejercicios. Una gran opción es el de Unitips, ya que es totalmente en línea, cuenta con lecciones animadas, tutoría personalizada y trivias que te ayudarán a practicar cada tema.

Comprende, no memorices

Considera que las preguntas del examen no necesariamente te piden que definas los conceptos, sino que los apliques. Para esto, tendrás que entender verdaderamente cada tema. Así que más allá de memorizar, mejor asegúrate de que hayas entendido la lección realizando ejercicios similares a los del examen real.

Aclara tus dudas

Si te limitas a una guía genérica, difícilmente podrás resolver tus dudas. En cambio, si optas por tomar un curso especializado, podrás agendar tutoría personalizada y platicar con profesores expertos que te ayudarán a profundizar en aquellos temas que te cuestan un poco más de trabajo.

Haz un examen de simulación

Una excelente manera de poner tu conocimiento a prueba es realizando un examen diagnóstico. Se trata de un examen que viene incluido en el curso de Unitips, y que está conformado por reactivos muy similares a los del examen, con el fin de que practiques y conozcas tus áreas de oportunidad. Y es que esta prueba predice tus resultados en un 85%.

Conoce tus puntos débiles

Anota aquellos temas o preguntas que no pudiste responder bien en el examen de diagnóstico. Esto te ayudará a saber en qué necesitas enfocarte más. Dale prioridad a las temáticas que todavía no dominas durante los días próximos al examen. No olvides crear tus propias guías con palabras clave o frases concisas; esto te ayudará a repasar y retener mejor la información.

Confirma los detalles

Suena como algo muy básico, pero te sorprendería la cantidad de gente que no se presenta al examen por malentendidos. Así que confirma de nuevo la sede, fecha, documentos que hay que llevar, hora, etc. Llega con anticipación para evitar cualquier imprevisto y, lo más importante, estate tranquilo. ¡Tú puedes!