Luz Zárate

Celaya.- El ‘Capitán Chevo’, Eusebio Calvillo Patiño, fue despedido este miércoles recibiendo su último turno en la estación de Bomberos de Celaya, ahí le dieron su último pase de lista.

Con 47 años de edad y 32 años de servicio ininterrumpidos, Chevo recibió su último adiós con música de mariachi y largos minutos de aplausos por parte de sus familiares, amigos, compañeros del Heroico Cuerpo de Bomberos de Celaya, así como decenas de elementos de rescate de diversas corporaciones de esta ciudad y de otros municipios, entre ellos  Protección Civil, Cruz Roja, Policía y  Tránsito.

“El amigo Chevo era muy querido, toda su familia, sus compañeros y amigos nos sentimos muy orgullosos de él. Nos arrebataron a un gran hombre y el mejor Capitán de Bomberos”, dijo uno de sus compañeros.

Fotos: Martín Rodríguez

Con un emotivo pase de lista que hicieron los elementos de Protección Civil y Bomberos, sus compañeros recordaron que este miércoles le tocaba entrar a su turno, pues apenas el lunes por la mañana salió, día en que fue asesinado.

El Capitán Chevo falleció el pasado lunes, cuando en su día de descanso y mientras que estaba trabajando en el negocio familiar ‘Expendio de Visceras El Chale’. Ahí a eso de las 14:30 de la tarde llegaron sujetos armados y abrieron fuego contra el negocio y asesinaron al Capitán de Bomberos.

Este miércoles le rindieron un emotivo homenaje en la estación de Bomberos ubicada en la calle de Pípila, para posteriormente llevarse a cabo la misa de cuerpo presente en el Templo de San Juan de Dios, a unos pasos de la estación de Bomberos.

Fotos: Martín Rodríguez

Al salir de misa, las sirenas de los camiones de bomberos, de las ambulancias y las patrullas no dejaban de sonar a manera de homenaje. Mientras que sonaban al unísono, los presentes aplaudieron y recordaban los instantes vivido con Chevo.

Eusebio entró al Cuerpo de Bomberos a los 15 años de edad, toda su vida la dedicó a ayudar a sus semejentes. En sus tiempos libres apoyaba a su esposa en el negocio familiar, era un hombre alegre, participativo, solidario, acomedido, altruista, buen amigo y excelente padre de tres hijos, dijeron sus compañeros.

“Se va a hacer o no se va a hacer”, era la frase que continuamente repetía y por la que será recordado por muchos, pues siempre estaba dispuesto a apoyar a sus  semejantes.

Sus amigos y compañeros lo recordaron como un hombre lleno de espíritu de servicio que desde adolescente estuvo al servicio de la comunidad.

Fotos: Martín Rodríguez

Posterior a la misa de cuerpo presente, los camiones de Bomberos recorrieron algunas calles del centro de Celaya con la sirena prendida  en señal de luto, hasta llegar al Panteón Villas de la Esperanza, donde sus familiares lloraron por su pérdida y expresaban que no entendían por qué sucedió esta tragedia, pero al mismo tiempo le decían frente al féretro  que: “seguramente está contento en el cielo al lado de su hermana Margarita” -quien falleció hace un mes por enfermedad-.

“Seguramente hoy es una fiesta en el cielo, siempre te recordaremos con tu frase: ‘se va a hacer o no se va a hacer’. Nosotros hoy tenemos muchas dudas, mucha incertidumbre, mucha impotencia y mucho dolor, pero tú seguramente estás feliz como siempre estabas”, dijo una familiar, mientras que los dolientes se despedían de Chevo.

Al Capitán Chevo le sobreviven tres hijos, su esposa y 5 hermanos.

Te podría interesar:

SZ