Redacción

México.- Al aclarar que no ha conversado con su hermano Pío, Andrés Manuel López Obrador advirtió que no abogará por familiares y compañeros ni será tapadera de nadie en actos de corrupción.

El mandatario manifestó que sus allegados y familiares deben de portarse “mucho muy bien como todos los ciudadanos, porque no hay excepciones”.

Durante su conferencia de prensa se le cuestionó que la Unidad de Inteligencia Financiera informó que no hay indicios de lavado de dinero o de triangulación de recursos que motivaron la presentación de una denuncia ante la Fiscalía General de la República del dinero que recibió su hermano.

“No opino más, ya repetir que yo ya no me pertenezco, yo tengo un compromiso con el pueblo de México de no fallarle y de que no haya corrupción, y no hay impunidad. Y esto significa no permitir la corrupción, y no abogar por nadie, aunque se trata de familiares, de amigos, de compañeros, no seré tapadera de nadie”, dijo.

SZ