Cuca Domínguez

Salamanca.- Artesanos del cobre, como el maestro Andrés Estrada Lucero, no han podido reponerse de la crisis en la que se encuentran, ni siquiera en este mes de septiembre que se incrementaba la demanda de campanas réplica de la original de la del inicio de Independencia. Además, ahora tienen el problema de tener que pagar el precio del cobre al doble que antes de la pandemia, lo que los deja prácticamente fuera del mercado.

De acuerdo al maestro Andrés, en el pasado, desde antes del mes de septiembre los poco más de 35 artesanos del bronce que existían hasta hace una década, recibían pedidos de campanas tanto para regalo como para adornar los festejos patrios, pero desde antes de la pandemia comenzó la decadencia y hoy la decena de artesanos que han logrado subsistir. Además, tienen que costear el costo de la materia prima que es el bronce.

En esta ocasión, apenas algunas tiendas de artesanías, que reconocen el trabajo de los artesanos salmantinos compraron algunas piezas, sobre todo de Dolores Hidalgo, San Miguel de Allende, en Tequisquiapan y Morelia.

Dijo que algo que les ha limitado es el precio del cobre, que antes de la pandemia anda en los 60, 65 pesos, actualmente su precio está al doble y por los precios que quieren pagar a veces no conviene.

Actualmente en Salamanca trabajan la artesanía del bronce los hermanos Juan y Jaime Rodríguez, Mario Cuéllar, Luis Téllez, Rosario Alarcón y si acaso otros 3 más, por lo que no son ni diez, pero los que están haciendo su esfuerzo, siguen realizando las artesanías del cobre, precisó.