Vida Pública

Arrebata Covid la salud emocional de familias

Redacción

León.- Cuando una persona muere la familia busca despedirse, darles el último abrazo, pedir perdón, ver su rostro y desahogarse ante tal dolor. 

Pero el Covid-19, también ha quitado esa oportunidad de cientos de personas que se quedan sumergidas en la confusión, el dolor y el reproche.

El especialista en tanatología y psicología, Luciano Sánchez Arenas, comentó que la forma de la despedida sí marca la diferencia.

En ocasiones los pacientes mueren en soledad dentro de un hospital, lo que genera en sus familiares incertidumbre, pues se preguntan si alguien les dio la mano o estuvieron cerca, si tendría miedo o sufrió.

También cuando los entregan en una urna no aceptan que sea su familiar, que ya sea solo cenizas, pues recuerdan que los vieron entrar a un hospital pero es difícil creer que ya no están. Además, se suma también el proceso donde pueden generarse culpas por no haber hecho más por su ser querido.

En una cultura donde la usanza es velar a los muertos, despedirse, pedir perdón, entre otros rituales propios de cualquier culto o religión, la pandemia no permite ni entre los vivos brindarse un consuelo, lo que genera que los sentimientos se puedan llegar a reprimir.

El especialista explicó que en el contexto actual se vuelve más complicado enfrentar un proceso de duelo, pues las familias quedan lastimadas por el cómo ocurrió su pérdida.

Pero a todo eso se suma el entorno social que muchas veces se torna más desolador, por las cuestiones económicas, laborales, familiares y la suma de factores que tornan más complicado el proceso de recuperación.

El especialista señaló que hoy en día es menos complicado que hace 30 años acudir a una terapia de tanatología, pero aún son pocos los que se ocupan de la salud emocional.

EZM

Related posts