Fernando Velázquez

León.- A casi un mes de que reanudó actividades, el sector de reservaciones y servicios de alimentos en León apenas ha alcanzado una recuperación que de manera lenta ha llegado hasta un 30%, pero las expectativas para el inicio del 2021 son prometedoras.

Así lo reconoció el presidente de la Industria de Reservaciones y Servicios de Alimentos en el Bajío (Irysa), Christian Torres Gutiérrez, tras rendir protesta como presidente de este organismo.

En entrevista, apuntó que el último trimestre del año generalmente era la mejor época para este sector, pero ahora por la pandemia la expectativa es muy pobre.

“Yo creo que un 30%, pero de un cero al 30%, todavía nos falta camino por recorrer, ahorita estamos prácticamente cubriendo gastos fijos, el apoyo de la Secretaría de Turismo se ha sentido con capacitaciones y apoyos económicos entonces tenemos que salir a flote”, dijo.

Explicó que la pandemia detuvo por completo a las empresas que dan el servicio de banquetes y organizan eventos, por lo que muchas de ellas tuvieron que recortar su plantilla laboral hasta un 70 u 80%.

No obstante, Christian Torres apuntó que muchos clientes aplazaron sus eventos de final de año para mejor realizarlos durante el primer bimestre del 2021, con lo cual se prevé pueda recuperarse el sector de una manera más rápida.

Estudian alternativas ante grandes eventos

Ante la pandemia de Covid-19 y la incertidumbre de cuándo termine, la Dirección de Turismo municipal estudia alternativas para poder llevar a cabo de forma presencial las próximas ediciones de grandes eventos como el Festival Internacional del Globo (FIG) o la Motofiesta, sin comprometer la salud de los asistentes.

La directora de Turismo del municipio de León, Gloria Cano de la Fuente, explicó que la contingencia sanitaria ha obligado a los organizadores de eventos a replantear cómo llevarlos a cabo en la llamada “nueva normalidad”, pues todavía no se sabe con certeza lo que depare el 2021 ni los siguientes años.

Por lo anterior, añadió que podría pensarse en festivales con menos aforo o dividir un evento en varios días para evitar conglomeraciones.

“Muchos (eventos) ya están topados en su asistencia, a lo mejor que sean menos, pero que estén mejor atendidos, o que repartan una edición en dos para que no tengas a todos aglomerados en una sola edición. Estamos platicando sobre todo con los grandes, Motofiesta, el FIG, en qué posibilidades habría de replanteamiento ante la situación que estamos viviendo”, declaró en entrevista.

Gloria Cano apuntó que incluso tendrá que revisarse cómo se pueden medir los resultados en materia turística a partir de estas nuevas circunstancias, pues puso como ejemplo que los números al cierre del 2020 serán muy malos si se contrastan con el 2019, pero positivos si se comparan con los primeros meses de la pandemia.