Arma ‘Canalón de Timbiquí’ una fiesta colombiana

‘Canalón de Timbiquí’ puso de principio a fin un gran ambiente, donde la alegría y sabor colombiano se hizo presente. Fotos: Karla Silva

Una noche ideal se disfrutó en el jardín principal, donde esta agrupación puso el sabor y color en cada melodía; los colores y el baile fueron los ingredientes que contagiaron al público

Karla Silva

Silao.- Al ritmo de instrumentos tradicionales con influencia africana, se presentó en Silao la agrupación ‘Canalón de Timbiquí’, una joya musical del pacífico colombiano desde 1974.

La música de ‘Canalón’ evoca sonidos ancestrales de la costa pacífica colombiana, en la que habitan principalmente afrocolombianos, de ahí la interpretación de sonidos que recrean todo el poder y los ritmos de la marimba de chonta, con el guasá y el bombo.

De anaranjado y amarillo, los coloridos vestidos de las cantoras conducidas por Nidia Góngora lucieron en cada momento sobre el escenario.

Todos ellos, provenientes de Timbiquí, en el departamento de Cauca, es un asentamiento de pueblos mineros con la idea de conservar las tradiciones a través del tiempo y difundirlas; dejar un mensaje de identidad y de salvaguardar sus costumbres y tradiciones.

A mitad de su gira, ayer los músicos hablaron sobre las melodías de la jungla, ríos, minería y todo lo que es su pueblo. También de los derechos de las mujeres y de su libertad de decidir.

El evento formó parte de la primera Caravana Cultural ‘Vive la Grandeza’, llevada al jardín principal de Silao e impulsada por el Instituto Estatal de la Cultura y la Casa de la Cultura de Silao, ‘Isauro Rionda Arreguín’.

Noche de lujo

También se presentaron en esta agradable velada los grupos de danza folclórica ‘Huehuecóyotl’ y ‘Mar de Luna’, de la Casa de la Cultura ‘Rubén Torres Franco’ de Ciudad Manuel Doblado, quienes bailaron piezas de la región de Linares de Nuevo León, de la Costa de Chiapas y, sonidos norteños de Durango y Tamaulipas.

Como gran cierre de la noche, subieron al escenario las compañías de teatro ‘Cy al Teatro’ y ‘Tlakuache’, además se impartió un taller de títeres y chicos y grandes disfrutaron por igual de la Biblioteca Móvil.

En el planetario se exhibieron audiovisuales que trasladaron a los espectadores a la época espacial y se proyectaron constelaciones en tiempo real.