Redacción

Argentina.- Desde finales de diciembre las fronteras de Argentina han estado cerradas al turismo por la Covid, sin embargo, ahora el gobierno también busca desalentar los viajes de los nacionales al exterior. Por ello en vísperas de Semana Santa, el Ejecutivo de Alberto Fernández decretó nuevas restricciones, que incluyen la suspensión de vuelos desde México, Brasil y Chile, además de mayores controles para quienes regresen del resto de países.

Tanto en Brasil como en Chile existe una alta circulación comunitaria de la cepa Manaos del coronavirus, una de las más contagiosas, y con la suspensión de viajes el Gobierno busca limitar su propagación. La decisión de incluir a México se tomó luego de que decenas de estudiantes volviesen contagiados.

Dado que todos los alumnos dieron negativo en los test realizados en México y positivo al llegar al aeropuerto de Buenos Aires, provocaron la apertura de una investigación ante posibles pruebas de diagnóstico falsas.

Por esta razón, el Gobierno obligará a los pasajeros que vuelvan del extranjero a pagar de su bolsillo un test PCR, además de otro a los siete días. En caso de que

Para evitar situaciones similares, el Gobierno obligará a los pasajeros que regresen del exterior a pagar de su bolsillo un test PCR y otro a los siete días. Si el primero da positivo, la cuarentena tendrá que realizarse en alguno de los alojamientos designados por el Gobierno, a cargo también del viajero. De dar negativo, los recién llegados podrán permanecer aislados en el domicilio que hagan constar en la declaración jurada.

La prohibición vigente desde el sábado sobre Brasil, Chile y México se suma a la que ya regía para los vuelos desde Gran Bretaña. Los viajeros desde los demás países, a partir del lunes deberán consultar con sus aerolíneas la disponibilidad de sus vuelos, ya que el objetivo es la disminución progresiva de los viajes aéreos.

*Con información de El País

LC