Hemos reflexionado en este espacio con los amables lectores, que la discapacidad forma parte de la condición humana y podemos encontrar el tema en la historia de las diversas civilizaciones.

De la misma manera hemos compartido el análisis que señala que la gran mayoría de las personas en el mundo experimentarán algún tipo de discapacidad, transitoria o permanente, en algún momento de su vida. Porque es un boleto que todos tenemos y desconocemos cuándo lo haremos efectivo. 

Y al igual que innumerables análisis en la materia, hemos comentado que la discapacidad es compleja y las intervenciones para superar las desventajas asociadas a ella, son múltiples, sistémicas y varían según el contexto.

Según la Organización Mundial de la Salud, la discapacidad es un término general que abarca las deficiencias, las limitaciones de la actividad y las restricciones de la participación.

“Es una experiencia de exclusión y de desventaja, lo cual plantea un cambio cultural, la participación de la sociedad y el ambiente” se señala con frecuencia. 

Pero la discapacidad no tiene un origen en las limitaciones o diversidades funcionales de la persona, sino en las limitantes que la propia sociedad genera, debido a las barreras que impone a las personas con esta condición.

Estas barreras pueden ser, principalmente, culturales, actitudinales, físicos o ambientales, entre otras.

Para que las personas con discapacidad puedan ser incluidas en la comunidad, reconociéndoles una participación plena a través de su contribución en los diversos aspectos del grupo social, es fundamental que los integrantes de la sociedad en su conjunto observen esta responsabilidad y, como parte de la civilidad, asuman responsabilidades de convivencia.

Aquí en Guanajuato si somos incluyentes y esta es justamente la frase principal de que estamos haciendo llegar mensajes a la sociedad en general para consolidar la cultura en la materia.

Por otra parte, seguimos impulsando el acompañamiento a los diferentes sectores de la sociedad, en materia de conocimiento básico para la contribución a una sociedad incluyente y de respeto a los derechos de las personas con discapacidad.

Lo anterior a través de asesorías en materia de entornos universales, inclusión laboral, incentivos fiscales, conocimiento de la Lengua de Señas Mexicana, son algunos de los temas de este trabajo diario que venimos impulsando y que sin duda nos permitirá consolidar a Guanajuato Incluyente. Hasta la próxima.