Opinión Yerbamala

Apoyos reales al personal médico

1.- Apoyos reales al personal médico

Daniel Díaz Martínez

A los 10 mil casos de contagiados y 70 decesos del personal médico de los hospitales públicos y privados provocados por el COVID-19 en territorio guanajuatense, es menester agregar al encargado del sector de salud, Daniel Díaz Martínez, quien fue tocado por esa enfermedad.

Ante este grave problema, más que ofrecer la numeraria como agorero de la desgracia, Gobierno del Estado debiera resolver las condiciones laborales de los trabajadores del sector salud y proveerles los equipos adecuados de protección, porque la mayoría “compra con su salario” lo necesario para cubrir el servicio con menos riesgos, en especial ese ejército de eventuales, médicos y enfermería, que atienden COVID-19.

Es injusto que la Federación, en la distribución de las vacunas contra el COVID-19 a las entidades, prácticamente margine el personal médico de Guanajuato utilizando una metodología de estudios de casos para la aplicación, negando la masificación para provocar el “efecto rebaño” entre la población. El presidente Andrés Manuel López Obrador sabe que no se puede presumir un lugar 13 mundial en vacunación, con la decisión política. El dato sirvió al subsecretario Hugo López-Gatell, para justificar errores y vacaciones, sin la eficiencia en el trabajo, pues su plan de vacunación retrasa más el encare de la pandemia; en consecuencia, habrá más contagios y decesos.

A propósito del Día de la Enfermería este 6 de mayo de Reyes, sería deseable que la autoridad estatal, vía el secretario Díaz Martínez, anuncie los apoyos al personal, hasta servicio de transporte debido a los horarios impuestos.

2.- El entrampe

Luis Felipe Guerrero Agripino

En la Universidad de Guanajuato hay quienes afirman que parece haber quedado muy lejano aquel propósito del rector general, Luis Felipe Guerrero Agripino, por hacer de ella el proyecto cultural más vigoroso y relevante del estado y la región, de pertinencia social, con proyección internacional y entre las mejores del mundo. Entrampada en su burocracia, concentración del poder, abusos hacia las mujeres y la retórica por encima de la inclusión prometida pero no cumplida, con la pandemia de COVID-19 los sueños del primer cuatrienio, inscritos en el PLADI 2010-2020, quedaron en eso.

El síntoma: en el Ranking de las Mejores Universidades de México elaborado por la revista América Economía, la UG ni siquiera se asoma entre las diez primeras. Se evaluó la calidad docente, la investigación, el prestigio, la oferta de posgrado, la internacionalización, la acreditación, así como la inclusión y la diversidad de 50 instituciones educativas superiores del país.

La Universidad de Guanajuato quedó debajo de la UNAM, el Politécnico Nacional, la UAM, la Universidad de Guadalajara, la BUAP y hasta de la Autónoma de Chapingo, instituciones públicas colocadas dentro del Top-10. Quedó en el lugar 14, por encima de ella también se colocaron la Veracruzana y la Autónoma de Nuevo León, también públicas. En los pasillos de la UG, que curiosamente coinciden con opiniones en lo alto de Paseo de la Presa, se cree que recuperar lo perdido costará tiempo, pero, sobre todo, se requerirá una limpia.

3.- Personaría legal en Morena

Alma Alcaraz

Rezan los especialistas electorales en Guanajuato que si el partido-movimiento Morena quiere ser competitivo en las elecciones de 2021, necesita poner orden y regularizar su condición jurídica, pues lo que les sucedió con el rechazo -por unanimidad- de la coalición “Juntos Vamos por México” en el Consejo General del IEEG, le podría suceder al registro de sus abanderados próximamente.

El rechazo de la Coalición Morena-PT-PANAL en 23 de 46 municipios y 11 de 22 distritos locales, fue por no cumplir con “diversos requisitos” que exige la Ley. Por esa situación, la dirigente estatal de Morena, Alma E. Alcaraz, estará “tratando de resolver el entuerto” en los tribunales en la materia con la ineludible obligación de inscribir la coalición tripartita. Al líder nacional, Mario Delgado, el INE también le exige regularizarse.

El otro referente del partido rojo marrón en el estado, donde gobierna el partido conservador PAN, es el conflicto abierto como soterrado que la dirigente estatal, Alma Alcaraz escenifica con el diputado local Ernesto Prieto, que dejó la representación estatal, pues resulta que en diciembre pasado fue suspendido de sus derechos partidarios por 6 meses porque “usurpó funciones”; pero Mario Delgado no le “quitó fuerza” pues tiene a su gente en posiciones clave, como José Luis Piedras, representante en el IEEG, donde hace “travesuras” y se cree “las seguirá haciendo”.

De la Valija. Negocio de familia

La participación de familiares en la práctica política, ni es nuevo ni fenómeno exclusivo en México; pero llama la atención cuando dos hermanos pretendan el mismo cargo, como la alcaldía de Guanajuato Capital. Edgar Castro Cerrillo, pretende la candidatura del PRI para volver a ocupar la posición que entregó en octubre de 2018; mientras su hermana María Elena o “La Nena”, síndico del PAN que al conocer que el alcalde Alejandro Navarro buscaría la reelección, dejando el cargo algunos meses, se inscribió para ser la alcaldesa interina.

La interpretación inmediata entre la clase política cuevanense fue que los Castro Cerrillo no cantan mal las rancheras, pero por esa ambición -rasgo familiar- podrían fracasar en los dos frentes, porque no tienen apoyos suficientes ni se han significado como políticos “bien calificados”. Edgar, contribuyó con su actuación a que el PRI perdiera la plaza; María Elena, ha fallado hasta con sus programas de ornato de la ciudad, y no sabe que el interinato ya tiene nombre como hombre.

Hugo López-Gatell Ramírez

Su abandono a la ética científica, a cambio del interés político que le mantiene en el foco que es Palacio Nacional, son parte fundamental en la calificación que ha hecho la prestigiada revista científica BMJ, antes British Medical Journal, a la tarea realizada por el gobierno mexicano en la contención de la pandemia.

Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Salud federal, pillado con las manos en la masa, sin cubrebocas en avión y playa hace unos días, resulta recipiendario de la evaluación como “desastroso esfuerzo de control de la pandemia en México” por “negacionismo” hecho por la publicación científica internacional.

A López-Gatell le ha achacado consejos y políticas, en buena medida, el propio presidente, hasta del rechazo al uso de cubrebocas. Ahora, también es responsable de la política de vacunación, donde hay discriminación hacia Guanajuato. Se comenzará con población civil en poblaciones donde no impacta el COVID-19, porque “son más pobres” y no en los grandes núcleos de población, otra vez política y no ciencia. Aunque tal vez así sea porque no se exhibirá la carencia de ellas.

Otras noticias