Redacción

México.- La ONU, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) y Ciudad de México colaboraron en un inédito proyecto que consistió en transferir dinero a 500 mujeres violentadas de la capital mexicana.

Los organismos presentaron este lunes los resultados del plan “Covid-19: Seguras en casa”, que consistió en una inversión de 2.25 millones de pesos (más de 111,000 dólares) para apoyar a medio millar de mujeres víctimas de violencia machista de abril a octubre.

“Ya hemos avanzado mucho en destacar las violencias contra las mujeres y las niñas como uno de los problemas más urgentes de nuestro tiempo, pero debemos ir mucho más allá, mucho más”, expresó Belén Sanz, representante de ONU Mujeres en México.

La pandemia del Covid-19 ha dejado más de 105,000 muertes y casi 1,110,000 casos en México, pero el confinamiento también ha agravado la violencia machista en un país en el que ya asesinaban a diez mujeres al día antes de la enfermedad.

La Secretaría de Seguridad Pública y Ciudadana (SSPC) ha reportado un incremento anual de 1.5% en los feminicidios, el asesinato de mujeres por violencia machista o de género, con 801 víctimas en lo que va del año a nivel nacional.

Además, la SSPC ha reconocido un aumento de 3.4% en violencia familiar, el delito de alto impacto con más incremento en el periodo, con 184,462 víctimas en los primeros diez meses del año.

Ante el panorama, el representante en México del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD), Lorenzo Jiménez, destacó la importancia de conocer de qué manera influye la libertad económica en la protección de las mujeres.

“Yo sí que quisiera destacar un elemento fundamental de este proyecto y es el hecho de que 500 mujeres en situación de riesgo altísimo por motivos de violencia de género y de violencia intrafamiliar, pues se han podido beneficiar con la contribución”, comentó.

Además de las transferencias directas, el plan contempló otras líneas de acción, como un protocolo de atención telefónica para casos de violencia contra mujeres y niñas en contextos de emergencia.

También incluyó la capacitación de 3,000 servidores públicos, el desarrollo de un sitio web y actividades en territorio.

El embajador de España en México, Juan López-Dóriga, resaltó los cuatro ejes de su Gobierno para el plan de recuperación poscovid: descarbonizar, digitalizar, reducir las brechas de género y reducir las brechas de desigualdad.

“La lucha para erradicar la violencia contra las mujeres es no solo una prioridad de política interna española, es también una prioridad de política exterior y por eso es uno de nuestros sectores prioritarios”, manifestó.

Con información de EFE

Te podría interesar:

SZ