Redacción

Romita.- En obras de infraestructura y urbanización, la administración de Oswaldo Ponce Granados ha realizado grandes obras de impacto que están beneficiando a habitantes de la zona urbana y rural. Recientemente se ha dado arranque a los trabajos de rehabilitación de pavimento de las calles Berriozábal, Lázaro Cárdenas, y 10 de Agosto.

Y más que requerían de una rehabilitación profunda dada a las condiciones de deterioro y poco mantenimiento. La rehabilitación de la calle Berriozábal comprenderá el tramo que va desde la calle Allende y hasta Ignacio Zaragoza, y estará beneficiando de forma directa a 610 habitantes de la calle.

También, con esta rehabilitación se espera que la calle funcione como una ruta alternativa para llegar a puntos como el panteón municipal, y al conectar con la calle Zaragoza se libere el flujo vehicular de quienes habitan las colonias La Purísima, Bosques de San Rafael I, o bien para quienes sin atravesar toda la calle Allende e Hidalgo se conecten con la Colonia San Francisco, el Mal Paso y hacia el camino salida a San Miguel del Huaricho.

En esta obra de conectividad y urbanización se está invirtiendo un recurso gestionado ante el Estado por 11 millones 739 mil 370 pesos. Otra de las obras de pavimentación a gran escala, es la que abarca las calles Guadalupe Victoria y 10 de agosto.

Esta obra que comprende 10 cuadras desde la calle Galván hasta la Comonfort está beneficiando de forma directa a 1,270 personas.

En esta se aplica un recurso con gestión ante el Estado por 14 millones 250, 864 pesos. Y es una de las rehabilitaciones de pavimento que conectarán de extremo a extremo en la ciudad.

Pese al beneficio directo, estas obras de pavimentación son de beneficio para todos los romitenses, por tratarse de calles que conectarán de extremo a extremo de la ciudad o bien para dar afluencia a habitantes de distintas colonias.

LC