Cuca Domínguez

Salamanca.- De acuerdo con el presidente de la Asociación de Empresarios y Ejecutivos de Salamanca (AEES), Gerardo Arredondo Hernández, debido a la pandemia, los sectores más afectados son el hotelero, restaurantero, las agencias de vehículos y de venta de ropa.

“Estos sectores están comenzando el primer bimestre del este año muy mal: aparte de que se han perdido empleos, la gente que pudiera tener un dinerito no lo está gastando, por ello este año estará mucho más complicado que el año pasado, si esto no se compone habrá empresas que tendrán que cerrar”, dijo.

Agregó que, aunque no se tiene una cifra exacta de empresas que han cerrado, precisó “son de todos los giros, pero sobre todo las tiendas de ropa, restaurantes, hoteles y agencias de autos; para ayudar a empresarios locales recibimos a nuestros proveedores a las 7:00 de la noche para obligarlos a que se queden en los hoteles de la ciudad y con eso generar alguna derrama”.

“En el caso de los restaurantes pasa lo mismo, antes por lo menos pedían comida para llevar, pero en este momento ni siquiera eso, la gente está gastando en comida, pero ellos la preparan, son pocos los que gastan en comida de algún restaurante y no porque no quieran, si no, porque la gente está dejando de gastar en este servicio”, precisó.

Esta misma situación la tienen las agencias de autos, éstas tienen hasta 40 empleos de salmantinos que están en riesgo de perderlo si no se reactivan las ventas, “sabemos que estas empresas no son de empresarios salmantinos, pero creyeron en este municipio, invirtieron y ahora nos toca apoyarlos, por ello se debe impulsar el consumir en Salamanca”.

Arredondo Hernández lamentó que la mala situación que tienen las empresas, los negocios, los comercios se refleje en el desempleo que se ha generado, “en el pasado buscabas un chofer para el negocio y llegaban tres, cuatro personas, hoy nos llegan 40 por el mismo puesto, lo que nos habla de las dimensiones del desempleo que ese tiene en el municipio y que se ha agravado tanto para hombres como para mujeres.

“Por ejemplo, en los hogares se ha prescindido de los empleos de las empleadas domésticas y la economía de las familias de estas mujeres trabajadoras en su mayoría, se complica porque ahora solo dependen del ingreso del esposo”, precisó.

LC