ANULADO EL ZAPOTILLO, REGRESA AMLO A GUANAJUATO

AL FIN. Después de varios meses de que la petición del gobernador de un encuentro con el presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido ignorado que incluyó el descarte de León como beneficiario de la presa El Zapotillo y una visita a Salamanca a la que no fue convocado el ejecutivo estatal, el presidente Andrés Manuel López Obrador, regresa a Guanajuato.

SIN AGENDA. Que se sepa, no está programado otro evento más allá de la ‘mañanera’ en la zona militar de Irapuato y una reunión de autoridades.

ÚLTIMO CLAVO. La visita se da un par de semanas después de que literalmente quedó sepultada cualquier posibilidad de que El Zapotillo beneficie a León con el acto que encabezó el presidente con todo su gabinete en los altos con representantes de las comunidades de Acasico, Palmarejo y Temacapulín que celebraron el acuerdo que deja sin efecto cualquier posibilidad de que sus pueblos sean inundados.

NOCAUT. Un acto que sobre todo evidenció la forma en la que la postura del presidente noqueó al gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, abucheado y ninguneado por habitantes de su propia entidad. EXCLUIDO. La alianza que habían sellado Alfaro y Rodríguez Vallejo ya se había liquidado cuando se dio a conocer que el problema había sido resuelto pero solo para Jalisco en un acto al que no fue invitado el mandatario guanajuatense.

RUPTURA. Fue la primera señal de ruptura entre ambos mandatarios aun cuando Diego Sinhue no tronó en contra de su homólogo. De facto, el destino estaba sellado para la alianza de ambos.

ESPERANZA. Paso a pasito, López Obrador desarticuló esa alianza. Mañana podría saberse cuál es la alternativa de Guanajuato.

LA VOZ DE UNA VÍCTIMA DICHOS. “Yo soy una víctima, la cual sufrí un delito y no me dejarán mentir, es algo muy delicado. Lo quise mantera sí para no hacer algo mediático y no politizarlo. Yo soy estudiante de derecho, creo en la justicia y quise llevarlo de manera más sigilosa y no hacer un choque social pero con lo que está sucediendo en la carpeta y dentro del Centro de Justicia, creo que la única forma de mover es hacer ruido y no podemos permitir que esto siga sucediendo”.

LA VERSIÓN. Es la voz de Regina Irastorza Tomé, víctima de violación en el proceso en el que el presunto responsable es el diputado federal electo del PAN, Jorge Romero al denunciar junto con sus representantes legales irregularidades en la investigación, que podrían dar paso a que el panista enfrente su proceso en libertad.

CONTEXTO. En rueda de prensa se dio a conocer que las autoridades buscan reclasificar el delito de violación espuria, por el que el político fue vinculado a proceso y permanece en prisión preventiva desde el 31 de agosto.

LES TOCA. Ahí está su versión. Hoy se celebra la audiencia en la que se conocerá el destino del presunto responsable. Si se confirma el escenario, el balón pasará a la cancha de la Fiscalía General del Estado. Las repercusiones políticas y su impacto están a la vista de todos. Y el horno no está para bollos.

LA DEL ESTRIBO…

El diputado local de Morena Ernesto Prieto Gallardo no podrá asistir de manera presencial a las sesiones del pleno del Congreso local y hasta es reconvenido porque se sale de cuadro y no aparece en pantalla en su conexión virtual pero sí se da tiempo para ir al estadio de Ciudad Universitaria para apoyar a los Pumas de la UNAM que disputan el pase a semifinales en la Liga Mx.

Eso ocurrió anoche según escribió el diputado en su cuenta de Twitter. Se supone que si se fue al estadio anoche, hoy podrá aparecer en el pleno del Congreso local después de que no ha asistido.

Por cierto, el presidente de la Junta de Gobierno, Luis Ernesto Ayala, no contempla establecer sanciones o una obligatoriedad para asistir presencialmente a sesiones.

Al fin y al cabo, por fin la próxima semana Prieto podría presentar su licencia luego de que los diputados se tomen la foto oficial y deje su curul vacante.

LOS EMPRESARIOS Y EL PAN: MÁS ALIADOS QUE NUNCA

Como nunca en la historia reciente y forzado por el entorno político nacional, la cercanía y alianza del PAN-Gobierno con el sector empresarial insertado en la jefatura de cámaras, es una realidad.

El perfil del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y algunas decisiones que afectan a nivel nacional y la exclusión que tiene la entidad como destinataria de proyectos y recursos ha generado una polarización con el morenismo y al mismo tiempo que se desvanezcan algunas diferencias entre el blanquiazul y los hombres del dinero.

Hace exactamente siete años un grupo de 30 empresarios se reunió a instancias del grupo de exalcaldes panistas de León que pesó de gran forma en el proceso de definición de candidaturas en 2015 del PAN. Eran los tiempos en los que gobernaba el PRI con Bárbara Botello.

Un encuentro en el que una de las estrellas principales fue el exgobernador, exdiputado federal, ex senador y exsíndico panista Carlos Medina Plascencia que en aquel momento quiso aparecer más como una figura ciudadana, no partidista que buscaba convocar a los empresarios a canalizar su hartazgo sobre la clase política, una escaramuza que recicla cada cierto tiempo.

Entre los asistentes a la reunión, Arnulfo Padilla, Salvador Sánchez Romero, Oscar Garza, Alejandro, Federico y Mauricio Zermeño, Hugo Villalobos, Ricardo Aguado, Jorge Carpio, Jorge Zepeda, Juan Carlos Revilla, David Ramírez, David González, Patricia y Pilar García, Rolando Alaniz y Héctor Rodríguez entre muchos otros.

“Se trata de empoderar a la sociedad”, decía entonces Medina. Varios de los asistentes a esa tertulia, se convertirían en integrantes de la planilla de Héctor López Santillana, hoy presidente municipal en funciones.

El propio Medina, Federico Zermeño, Salvador Sánchez, el hijo de Héctor Rodríguez y David González (este último como suplente) fueron integrantes del primer cabildo de López Santillana. Hoy, los empresarios de aquel entonces y de ahora, siguen teniendo influencia en Acción Nacional.

Por ejemplo, Salvador Sánchez Romero quien fue regidor, ahora es asesor de la bancada panista en el Congreso local y José Arturo Sánchez, síndico del Ayuntamiento. Ese puño se sigue viendo.

VERDE: INCONGRUENCIAS DE LA PANDEMIA

Mientras el gobierno del estado define si en enero decreta el regreso a clases presenciales en las escuelas públicas al 100%, algunas instituciones privadas ya se adelantaron y vuelven ya a las aulas.

Por ejemplo, el Instituto Lux en León regresa a las actividades en el nivel bachillerato a partir de este jueves; el próximo lunes lo hará el nivel preescolar; el de primaria el próximo martes y el miércoles los de secundaria.

“Les anunciamos que la Secretaría de Educación de Guanajuato en el ámbito de sus facultades ha determinado el regreso a la escuela de manera presencial, responsable y ordenada. Sabemos que son tiempos complicados en temas sanitarios pero sepan que el instituto está listo para recibir a la totalidad de las alumnas y alumnos en una jornada escolar completa, siempre y cuando exista un correcto seguimiento de todas las medidas y protocolos de salud estipulados por nuestro instituto así como de nuestras autoridades”, dice el comunicado de esta institución a su comunidad estudiantil.

La institución estableció entre las condiciones para un regreso seguro, filtros en el hogar, en el ingreso, nuevos mapas de acceso y salida al instituto, uso obligatorio de cubrebocas, protocolos, filtros y responsabilidades de los estudiantes en el aula, recesos y sanitarios y filtro en la salida.

Se sabe que otros colegios privados como Miraflores, Monclair y Cumbres, entre otros, ya también aprobaron el retorno a clases presenciales. En el estado, según la SEG, un 40% de las instituciones ya lo hizo. El Estado todavía teme hacer el regreso generalizado y obligatorio. Llamativo que lo determinen cuando estamos a tres semanas de las vacaciones de fin de año y no esperen de una vez a que concluya el año y ver la evolución de la pandemia ya con semáforo verde.

Lo que se sabe es que ha habido peticiones y hasta presiones de padres de familia que, ciertamente, son lógicas.

¿Cómo entender que prácticamente todo esté como en la vieja normalidad con el solo agregado del uso de cubrebocas y solo las escuelas no estén autorizadas a abrir sus puertas?

Los papás de los menores pueden ir a un antro, a un centro comercial, a un restaurante pero sus hijos no pueden. Ya están de regreso los conciertos, vemos lugares cerrados y sin ventilación atiborrados de gente pero la autoridad aún estudia el retorno en las escuelas públicas.

Quizá tenga que ver un tema sindical o el temor a la masificación de los contagios o que la cuarta ola afecte predominantemente a quienes no han sido vacunados como son los niños.

Por donde se le vea es un absurdo que a estas alturas lo sigan pensando. Es de suponer que en enero ya no habrá de otra alternativa, sobre todo si se hace efectivo el pronóstico de los expertos que hablan de que la cuarta ola no tendrá rebrotes del nivel que hubo hace un año.

Por lo pronto, los escenarios catastrofistas de quienes vaticinaban que el regreso parcial traería una ola de contagios en menores, al menos en Guanajuato, no se dio.