Nayeli García

Irapuato.- Las casas antiguas catalogadas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) representan un problema para los municipios, pues ni se preservan, ni se tiran y sufren el abandono de sus propietarios que a la larga convierten a estas casas antiguas en puntos de riesgo para la ciudadanía.

En el 2010, en el Plan Parcial del Centro Histórico se tenían contabilizados 223 edificios protegidos por el INAH, de los cuales el 65 por ciento estaba en malas condiciones y el 12 por ciento eran casas antiguas y abandonadas; de 20 viviendas que tenían riesgo de caer en aquel entonces, a principio del año, la Dirección de Protección Civil realizó un catálogo de riesgos de casas antiguas, con un registro de 14, de las cuáles ya van seis demolidas ante la humedad de las recientes lluvias.

El alcalde Ricardo Ortiz Gutiérrez compartió que a través de la Dirección de Protección se le ha pedido al INAH que intervenga estas casas, sin embargo, la respuesta es lenta y mínima, pues el instituto cuenta con poca estructura para poder supervisar las obras de mantenimiento y en muchos casos los propietarios sólo quieren tirar los inmuebles.

“La verdad está siendo una crisis, no sólo en Irapuato, sino en muchas ciudades que tienen este tipo de situaciones que afrontar, no ha pasado a mayores, pero en una de esas una casa se nos viene abajo y sí nos podría traer consecuencias”, señaló el alcalde.

Ricardo Ortiz consideró que los diputados federales podrían intervenir para modificar las leyes que protegen este tipo de inmuebles, aunque no tengan valor histórico, en donde ni los dueños pueden hacer grandes cambios y la ciudadanía vive con el miedo de que las viviendas colapsen y ni los propietarios restauran y menos el INAH.

El director de Protección Civil, Israel Martínez Negrete compartió que se hizo un censo de las casas antiguas en el centro, la mayoría construidas de adobe y que presentan graves problemas estructurales pues las vigas están podridas o apolilladas y se podrían venir abajo.

“Hay casa en registrada ante el INAH y se les ha pedido a las autoridades que le hagan un mantenimiento, pero ellos comentan que son casas  históricas y se lleva mucho tiempo y es muy tardado el proceso con ellos”, comentó, sin embargo Protección Civil tiene la autoridad para demoler el inmueble en caso de que esté en riesgo la población.

Israel señaló que se tiene un monitoreo constante y cuando ya no se pueden sostener en pie, se derrumban y se deja el escombro dentro del inmueble, pues finalmente son propiedades privadas, pero que ante el abandono se convierten en refugios de malvivientes, tiraderos y un peligro para la ciudadanía.

“A esas casas no se les puede hacer nada, y no se les puede tocar, pero si una casa representa un riesgo inminente para la población tenemos la autoridad para evitar ese riesgo, demoler la casa”, advirtió.

LC