Redacción

Estados Unidos.- El médico presidencial Sean Conley dio a conocer que Donald Trump, toma un tratamiento experimental con “anticuerpos policlonales” para tratar el Covid-19.

El leer la palabra experimental puede sonar peligroso, resalta que el tratamiento redujo los niveles del virus en sangre y mejoró los síntomas en 275 de los 1.000 pacientes que lo usaron durante el periodo de prueba; apenas poco más del 25 por ciento.

¿Qué son los anticuerpos?, según la revista “Muy Interesante” son sustancias segregada por los linfocitos de la sangre para combatir una infección de virus o bacterias que afecta al organismo.

Existen cinco tipos de anticuerpos, también llamados inmunoglobulinas, los del tipo primario se clasifican en dos, los monoclonallos policlonales.

Los anticuerpos policlonales (pAbs) son una mezcla poco uniforme de anticuerpos usualmente producidos por diferentes clones de células B en el cuerpo. Pueden reconocer y unirse a muchos epítopos diferentes de un solo antígeno.

Se producen inyectando un inmunógeno en un ser vivo, para después administrar una segunda inmunización e incluso una tercera, con el fin de producir una respuesta más alta ante determinado antígeno. Después de la inmunización, los anticuerpos policlonales pueden obtenerse directamente del suero o purificarse para obtener una solución que esté libre de otras proteínas.

A continuación algunos de los pros y contras de los anticuerpos policlonales (pAbs) según Lab Clinics:

Ventajas:

– Su coste es bajo y son relativamente rápidos de producir (+/- 3 meses).

– Mayor afinidad contra el antígeno debido al reconocimiento de múltiples epítopos.

– Posee una alta sensibilidad para detectar proteínas que se encuentran en cantidades bajas.

– La afinidad del anticuerpo da como resultado una unión más rápida al antígeno objetivo.

Desventajas:

– Variabilidad entre lotes.

– Elevada posibilidad de reactividad cruzada debido al reconocimiento de múltiples epítopos.

*Con información de debate.com

AC