Agencias

Berlín.- La canciller alemana, Angela Merkel, revocó este miércoles la decisión de detener la vida pública y la actividad económica en Semana Santa y aseguró que la decisión, aunque tenía buena intención, fue exclusivamente error suyo.

“Éste error es sólo mío”, aseguró la canciller, que se disculpó en primera persona ante la ciudadanía -pese a que la decisión se tomó conjuntamente entre el Gobierno central y los 16 Ejecutivos regionales- por haber contribuido a la incertidumbre en la pandemia: “Pido perdón a las ciudadanas y ciudadanos”, dijo.

El nuevo confinamiento entre jueves Santo y lunes de Pascua, prohibía las concentraciones públicas y obligaba a cerrar casi todos los comercios, lo que generó fuertes críticas en este país donde la incidencia de los casos y la ocupación de los espacios hospitalarios llevan semanas a la alza.

La canciller señaló que “la idea tenía la mejor intención”, pero suscitaba problemas legales y de aplicación.

La canciller se mostró no obstante convencida de que el país derrotará al virus, que “el virus perderá lentamente pero con seguridad todo su horror”, pero advirtió de que el camino es “duro y largo”.

Merkel y los jefes de Gobierno de los 16 estados federados acordaron retirar esta medida en una videoconferencia de urgencia esta mañana, menos de dos días después de haberla acordado en la madrugada del lunes al martes en una reunión, plagada de diferencias, de más de 11 horas.

*Con información de EFE

LC