Nayeli García

Irapuato.- Por más de dos horas, integrantes de Centros de Rehabilitación Unidos del Bajío (CRUB) mantuvieron tomadas las instalaciones del Siglo XXI ante las largas que les han dado para obtener los permisos de uso de suelo.

“Esto nomás lo hicieron para lavarse las manos por lo que sucedió”, señaló Nicolás Pérez Ponce al asegurar que luego de la masacre del Anexo de Arandas que está por cumplir tres meses, estuvieron haciendo todo para cerrarlos, y sólo encontraron el faltante de uso de suelo para detener sus actividades, pese a lo indispensable que son estos lugares.

Dijo desconocer por qué la directora de Ordenamiento Territorial, Catalina Razo, dejó de responder sus llamadas y dar seguimiento a sus trámites, la cuál incluso ni siquiera estuvo este miércoles en las reuniones que tuvieron tras la toma de las oficinas.

Los inconformes tomaron las instalaciones cerca de las ocho de la mañana y minutos después el secretario de Seguridad Ciudadana Pedro Alberto Cortés Zavala sostuvo una plática con ellos y acordaron dialogar con el secretario del Ayuntamiento José María González, ya que advirtieron que no permitirían el paso hasta no obtener sus 10 permisos de uso de suelo, que tienen pendientes.

Fotos: Eduardo Ortega

Tras la reunión, permitieron el acceso de los vehículos de las autoridades y acordaron que se entregaría un permiso y quedarían pendientes nueve más.

Nicolás Pérez reiteró que los anexos son necesarios para evitar el incremento de la violencia, ya que con el Centro de Atención a las Adicciones qué habrá en Irapuato no será suficiente para atender la problemática, ya que será un servicio ambulatorio y los jóvenes adictos requieren el internamiento.

Comentó que en León también les han retrasado los permisos por lo que mañana o en los próximos días acudieran allá para hacer lo mismo.

LC