Jessica de la Cruz

León.- En la calle Badajos 319 en la colonia España está el centro de rehabilitación ‘Mi primera y última oportunidad’, ahí el pasado martes se presentó un ataque con armas de fuego donde murió Marcelo quien era encargado de este anexo, también resultó lesionado un familiar y un hojalatero; un día después del ataque los 50 hombres con los que cuenta el centro están tranquilos, ‘están bien no les pasó nada’, dijo uno de los jóvenes que atendió en la puerta.

Ante el ataque que se presentó en las calle, los familiares de los internos llaman o acuden al lugar para saber qué pasó, si se encuentra bien. El joven de tez morena, que vestía una playera en color verde militar comentó que sí, que no le pasó nada a ellos solo a Marcerlo.

Al exterior del inmueble el portón en color blanco de la vivienda que se utiliza como centro de rehabilitación, se encuentra una calcomanía del gobierno municipal que dice: clausurado. A unos cuantos metros, en la banqueta están tres veladoras y una cruz blanca que ellos mismos pintaron, además arrojaron tierra en donde quedaron rastros de sangre.

Mientras tanto en la puerta principal, se encuentran dos hoyos de los balazos que le dieron a la fachada. La calle, Bajados se encuentra tranquila, la gente solo sale y observa, pero no pasa nada.

Comenzará una caería contra anexos

Nicolás Pérez Ponce presidente de la asociación Centros de Rehabilitación Unidos del Bajío (CRUB) comentó aunque el ataque no se dio al interior del anexo, comenzará una cacería contra ellos y no porque los vayan a atacar, sino porque las autoridades estatales no los han escuchado, ni les dan una respuesta para las propuestas que han presentado.

“Cuando pasan este tipo de situaciones empiezan con su cacería de brujas con nosotros”, dijo Nicolás.

Centros de rehabilitación requieren formalidad

La regidora Fernanda Rentería comentó que realmente lo que se tiene que hacer es darle una formalidad a los centros de rehabilitación, porque en muchas ocasiones no se tiene información de los internos y se sabe de varios casos de que van a un anexo y ahí se esconden. Por lo que hace falta inversión e interés en darles formalidad.

Al respecto el alcalde de León, Héctor López Santillana, comentó que desde que se presentaron los ataques en Irapuato contra estos sitios, se ha generado una agenda de trabajo en donde hacer revisiones y censos de estos lugares.

Desde el 2020 a la fecha  Desarrollo Urbano ha clausurado a 63 centros en la ciudad.

También lee:

LC