Redacción

Ciudad de México.- El 10 de abril de 2005, Abraham Ancer atestiguó por televisión uno de los mejores momentos en la historia del golf: el chip de Tiger Woods, en la bandera 16 del Augusta National, que rodó seis metros antes de embocar en el hoyo.

Quince años después, el tamaulipeco caminó por ese green, ya que hoy debuta en el Masters.

“Me siento tranquilo, cómodo y seguro”, dijo el tricolor, este jueves partirá desde el tee de salida en el campo más prestigioso de Estados Unidos, el Augusta National, junto a Phil Mickelson, tres veces ganador del saco verde.

Ancer se convertirá apenas en el quinto mexicano en el Masters, que este año se disputa en noviembre, en lugar de abril, debido a la pandemia, y se une a una lista limitada, en la que se encuentran Juan Antonio Estrada, Víctor Regalado, Antonio Cerda y Álvaro Ortiz.

Ubicado en la posición 21 del ranking, vive una etapa de maduración en su trayectoria, al haber disputado ya los otros tres Majors del circuito. En los últimos 12 meses ha acumulado cinco top 10 y dos segundos lugares.

“Me quedé con las ganas de jugarlo en abril, pero tuve paciencia; ahora estoy muy contento y muero de ganas por jugar mi primer Masters”, cerró Ancer.

LC