Analizan no mandar a sus hijos a clases

Los trabajadores siguen con sus labores a un lado de los pequeños. Foto: Manuel Arriaga

Madres temen que los alumnos sufran algún accidente por los trabajos que realizan los obreros

Manuel Arriaga

Pénjamo.- Madres de familia de la escuela primaria Ignacio Allende de la comunidad Colorado de Saavedra en Pénjamo, analizan la posibilidad de que sus hijos no acudan a clases por el temor a que sufran algún accidente dentro del plantel, motivado por el anuncio de los obreros de que los trabajos de remodelación se prolongarán por al menos, dos meses más.

Paterfamilias ya han denunciado las malas condiciones en que sus hijos toman clases, pues dos grupos comparten una bodega habilitada como dos aulas, además los niños del cuarto grado toman clases en el comedor que no tiene muros perimetrales que los protejan del sol y la intemperie.

Acusan falta de planeación de la Secretaría de Educación y del gobierno estatal, pues señalaron que a dos semanas de haber iniciado el ciclo escolar, sus hijos continúan tomando clases en condiciones poco seguras.

Urgieron a la Secretaría de Educación de Guanajuato a tomar las cartas en el asunto para evitar que pase algún accidente “debieron haber planeado las obras con tiempo, si no pensaban terminar hubieran hecho otros salones nuevos y demolido los anteriores cuando ya estuvieran terminados, pero no, los albañiles incluso están construyendo sobre los escombros de los salones viejos, si se trataba de una construcción desde abajo no sé porque aún utilizan los cimientos y las bardas viejas”, aseguró una de las madres de familia denunciantes.

RC