La Cuarta Transformación Opinión

AMLO regresa a las viejas refinerías

A la mitad del río, los expertos petroleros de la 4T van a cambiar de caballo.

Entregarán al sector privado la reconfiguración de cuatro de las seis refinerías de Pemex porque Dos Bocas no les va a alcanzar para refinar los 700 mil barriles diarios que faltan para lograr el sueño de la autosuficiencia.

El lunes Andrés Manuel López Obrador convocó a sus generales para evaluar el trabajo de Dos Bocas. “Va muy bien”, informó Rocío Nahle, la secretaria de Energía. Pero se advirtió que el gobierno puede tener contingencias.

Por ello decidieron asignar a ICA, que dirige Guadalupe Phillips, terminar con la reconfiguración de la refinería de Tula, en Hidalgo, con una inversión cercana a los mil millones de dólares.

Actualmente, las seis efinerías de Pemex están en sus niveles más bajos de producción: apenas 584 mil barriles diarios, en promedio. Importamos siete de cada diez litros de la gasolina que se consumen.

Por tanto, urge darle a los privados la reconfiguración, además, de Minatitlán, Salamanca, Madero y Cadereyta, que requieren una inversión de otros tres mil millones de dólares.

Lo interesantes es que el Presidente dejó claro que no aceptará inversión privada. Las Asociaciones Público-Privadas están muertas en este sexenio Obradorista.

Será financiamiento público, de ahí que el tabasqueño ya instruyó a su secretario de Hacienda, Arturo Herrera, a buscarlo para apuntalar la modernización del sistema de refinerías.

En la reunión en la que también estuvo Octavio Romero, director de Pemex, se dio el giro de 180 grados la estrategia energética para retomar las reconfiguraciones y lograr la autosuficiencia.

Es una carrera contra el tiempo porque antes de junio el gobierno debe asignar la rehabilitación de las otras refinerías. Firmas como Samsung, Siemens, Bechtel, Mitsubishi y China Power, ya alzaron la mano.

Todos los proyectos, como le referí líneas arriba, serán financiados a cargo de deuda de Pemex; las seis refinerías con las que cuenta el país han llegado a su nivel de ineficiencia.

FRACASÓ ROTUNDAMENTE EL programa “Internet para todos”, la apuesta del Presidente de llevar el servicio a las comunidades más apartadas del país utilizando la infraestructura de la CFE, que dirige Manuel Bartlett. La subsidiaria CFE Telecomunicaciones había anunciado el año pasado que la meta hacia 2025 era habilitar 200 mil puntos de acceso a internet gratuito, extender los servicios de red y banda ancha a cerca de 130 mil localidades y adecuar infraestructura para generar una gran capacidad de transporte de datos en cinco fases. Ese megaproyecto iba a correr por cuenta de la filial a cargo de Raymundo Artís. Pero aquí también hubo otro giro de 180 grados y ahora Andrés Manuel López Obrador dio a conocer que el plan se buscará cumplir con la participación de Telcel de Carlos Slim, AT&T que encabeza Mónica Aspe y Telefónica-Movistar que dirige Camilo Aya. En esas tres compañías se soportará ahora la meta. Altán, que preside Bernardo Sepúlveda, seguirá como la red compartida a la que ahora podrán conectarse los privados. Vamos a ver si éstas, que históricamente han desdeñado ese mercado que no es rentable, ofrecen paquetes de servicios.

A PESAR DE los esfuerzos de la 4T por erradicar el huachicoleo, un informe interno de Pemex, del susodicho Octavio Romero, indica que todavía en 2019 esta práctica le ha repercutido pérdidas que rondan el medio billón de pesos anuales, debido a la corrupción que aún persiste en las 49 aduanas terrestres, marítimas y fronterizas del país donde diariamente cientos de miles de litros de gasolina y diesel ingresan ilegalmente al país. Esto impacta a la Secretaría de Hacienda, de Arturo Herrera, y al SAT, de Raquel Buenrostro, porque se pierden más de 300 millones de pesos diarios por concepto de IEPS que se dejan de cobrar. Además de que la evasión del IVA equivale a casi 200 millones de pesos más, lo que significa para el fisco pérdidas como para irse de espaldas. Sin duda todo ese combustible importado que no es reportado al fisco y pasa principalmente por las aduanas fronterizas de Tamaulipas y puertos como Manzanillo, para después ser vendido en el mercado ilícito de gasolinas que existe en México y que le genera a Pemex un quebranto de 40%.

EL PRESIDENTE ESTÁ tan satisfecho con el avance del nuevo aeropuerto Felipe Ángeles y fascinado con el trabajo de Gustavo Vallejo, que ya decidió que este general se haga cargo del ramal del Tramo 5 del Tren Maya que correrá del aeropuerto de Cancún a Playa del Carmen. Hace una semana, cuando se inauguró la pista en la Base de Santa Lucía y los aviones de VivaAerobús, Volaris, Aeromar y TAR aterrizaban en la polvorienta pista, Andrés Manuel López Obrador, en verdad contento con el espectáculo, decidió que la Secretaría de la Defensa y particularmente Vallejo construyan esa vía de 46 kilómetros. Este segmento contempla además de la vía férrea la reconfiguración de la carretera federal 307, que va de Cancún a Tulum, a tres carriles, dejando un camellón central de 15 metros para insertar allí el trazo del tren. La próxima semana el Fonatur, que dirige Rogelio Jiménez Pons, estará tomando la decisión, pero le adelanto que dado que el Ejecutivo lo quiere así, es muy probable que se decida en ese sentido.

LOS VALES DE despensa son la prestación social más valorada por los trabajadores, son más de 9 millones de trabajadores formales que reciben este beneficio, poco más de la mitad de los 17 millones de trabajadores registrados en el IMSS, de Zoé Robledo, al cierre de noviembre pasado. La industria de vales de despensa creció 9% en el 2020 y se espera que continúe creciendo de forma muy relevante en los próximos años. Los emisores de vales operan un volumen anual cercano a los 160 mil millones de pesos, de los cuales casi un 90% (140 mil millones) pasan por los miembros de la Asociación de Emisoras de Vales (ASEVAL) en donde participan, entre otros, Edenred, Si Vale, Sodexo, Efectivale, One Card y Previvales. Los tres primeros lideran la industria con una participación de mercado del 35% para Edenred, 30% para Sí Vale y 17% para Sodexo, tres jugadores que pertenecen a grupos franceses con liderazgo absoluto en su industria a nivel global.

Related posts