Agencias

Ciudad de México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador se ha lanzado a la “misión casi imposible” de recuperar un penacho (corona de plumas) que se cree pudo pertenecer al emperador azteca Moctezuma y que está en poder de Austria.

López Obrador informó ayer en Twitter que pidió a su esposa, la historiadora Beatriz Gutiérrez, que insista ante Austria en la devolución de esta reliquia prehispánica durante la gira cultural que realiza en Europa.

“Le recomendé que insistiera en el penacho de Moctezuma, aunque se trata de una misión casi imposible, dado que se lo han apropiado por completo”, escribió López Obrador tras publicar una fotografía de Gutiérrez junto al presidente de Austria, Alexander Van der Bellen.

El mandatario explica que ni siquiera a Maximiliano de Habsburgo, impuesto como emperador de México (1864-1867) durante la invasión francesa, “se lo prestaron”.

La pieza es popularmente conocida como ‘Penacho de Moctezuma’ porque pudo pertenecer a Moctezuma Xocoyotzin, emperador azteca de 1502 a 1520.

Pero el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) señala que no hay elementos que lo sustenten y denomina a la pieza, en poder del Museo de Etnología de Viena o Weltmuseum (Museo del Mundo), ‘Penacho del México antiguo’.

La recuperación del objeto, o al menos tenerlo en préstamo, ha sido un esfuerzo de distintos gobiernos.

Entre 2010 y 2012, expertos del INAH restauraron el penacho formado por 222 plumas de distintas aves montadas sobre una base de oro con incrustaciones de piedras semipreciosas.

Se planteó entonces prestarlo a México y mandar a cambio la carroza de Maximiliano, pero la fragilidad del penacho y el temor de que se maltrate en el traslado detuvieron el convenio.

Tampoco se tiene claro cómo llegó hasta Austria. La hipótesis más probable es que Moctezuma lo obsequió al conquistador español Hernán Cortés, quien lo habría enviado al rey Carlos I de España, de la casa austriaca Habsburgo.