Staff Correo

Estado.- Una tercera parte de los contagios confirmados en las últimas semanas en Guanajuato corresponden a la variante gamma, una de las cepas que más preocupa a la Organización Mundial de la Salud y de la que no existen estudios claros sobre su posible resistencia a las vacunas.

Así lo arrojó la más reciente medición sobre la presencia de la variante gamma en México que elaboró el Consorcio Mexicano para Vigilancia Genómica (CoViGen-Mex), que develó que el 29.9 por ciento de los casos estudiados en Guanajuato dieron positivo a la cepa detectada por primera vez en Brasil en enero de este año.

CoViGen-Mex es un organismo formado por instituciones académicas y gubernamentales, como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y la UNAM, para caracterizar la diversidad del virus SARS-CoV-2 y su dispersión y evolución en el país.

Ver nota: SSG confirma cepa británica y amazónica en Guanajuato; detectan 170 casos en dos meses

Gracias a estos ejercicios de medición, CoViGen-Mex documentó la acelerada propagación que ha tenido la variante gamma en México: en el primer estudio que efectuó entre el 1 al 30 de abril, detectó 71 pacientes portadores de esta cepa entre 2 mil 562 muestras (el 2.7%).

En el segundo levantamiento, llevado a cabo del 1 de mayo al 16 de junio, la cepa se detectó en 734 de las 3 mil 925 muestras analizadas (el 18.7%). Los resultados de ese último muestreo son los que arrojaron que de 426 pacientes estudiados en Guanajuato, el 29.9% dieron positivo a esta variante, que es una de las que más preocupan a la Organización Mundial de la Salud por la falta de información disponible sobre su resistencia y capacidad de propagación.

Los únicos estados con tasas superiores a las de Guanajuato son Yucatán (54.8%), Quintana Roo (49.4%), Sonora (45.5%), Baja California Sur (37.0%) e Hidalgo (32.4%).

El Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) de México confirmó la presencia circulante en el país de la variante gamma el 21 de febrero, que había sido identificada por primera vez un mes antes en Brasil, y que fue detectada por la Universidad de Guadalajara.