Redacción

Guanajuato.- Una mujer amarró a su esposo a una silla para evitar que la agrediera físicamente a ella y a sus hijos, llamó a la policía y pidió que lo arrestaran pues dijo temer por la integridad de su familia.

La detención se registró minutos antes de la medianoche del martes, en una vivienda ubicada en calle Guadalupe Victoria, en la comunidad La Sauceda.

Cuando la mujer llamó por teléfono al 911, explicó que su marido estaba ebrio y se tornó violento contra su hijo y contra ella, por lo que, para detenerlo y evitar más agresiones —aprovechando que estaba ebrio—, lo sometieron y amarraron a una silla, pero estaba forcejeando intentando desatarse y por ello optaron por pedir ayuda de la policía.

El agresor identificado como Luis N, de 41 años de edad, quien a petición de su propia familia quedó arrestado y trasladado a barandilla en donde quedó puesto a disposición.

ndr