Nancy Venegas

Irapuato.- El presidente del Módulo de Riego 011, Agustín Robles Montenegro, consideró que el incremento en el precio de la tortilla es injusto porque los productores de maíz vendieron sus cosechas a bajo precio. En este sentido, los únicos beneficiados con el alza fueron los acaparadores que ante la omisión de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) modificaron los precios logrando ganancias de casi el 50%.

“Con todo respeto, no veo por qué la tortilla se aumente. La cosecha del maíz anduvo sobre los 4 mil 300 pesos, se fue incrementando en el mercado internacional hasta los 7 mil pesos, pero el productor recibió sólo 4 mil 500 pesos. Los acaparadores, las empresas grandes, empezaron a vender el maíz en 6 mil y hasta 7 mil pesos para el tortillero”, pronunció Robles Montenegro. 

Señaló que los productores agrícolas no fueron beneficiados con este incremento, pues el ciclo anterior fue complicado por la pandemia y falta de apoyos del Gobierno federal al campo, además del clima.

“Quien ganó el diferencial (…) fueron los acaparadores, las grandes empresas que tienen silos para almacenar. El tortillero que compra el maíz a diario para hacer las tortillas cada vez compra más caro”.

Al considerar que una tarifa justa para los agroproductores de maíz sería el pago de 6 mil pesos por tonelada, el presidente del Módulo de Riego 011, comentó que es momento para que la Profeco frene el alza en el precio de la tortilla porque sólo afecta la economía familiar. 

“Habría que acercarnos un poco a Profeco que es quien autoriza a que se les suba a la tortilla a la gente más vulnerable; la mayor parte está escasa de recursos”.

ndr