Redacción

Estados Unido.- Alrededor del 75% de los cubrebocas usados en la pandemia y otros residuos terminarán flotando en los mares a menos de que los gobiernos tomen cartas en el asunto, así lo informó la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Señaló que la emergencia sanitaria provocó un aumento en la producción y uso de mascarillas y guantes desechables.

De acuerdo con la UNCTAD, las ventas mundiales de cubrebocas aumentaron a 166 millones de dólares en 2020.

Por su parte, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente estimó que el coste financiero en el turismo y la pesca de la contaminación marítima debido al mal desecho de los plásticos será cerca de los 40 millones de dólares.

De no gestionarse correctamente los residuos médicos, se producirá un vertido incontrolado que traerá riesgos para la salud por la quema al aire libre de las mascarillas infectadas, debido a la liberación de toxinas en el medio ambiente.

El PNUMA instó a los gobiernos a considerar la gestión de los residuos como un servicio esencial.

Con información de Proceso

Te podría interesar:

SZ