Agencias

Ginebra.- La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió ayer que la desinformación que existe sobre una futura vacuna del Covid-19 provoca confusión y es un obstáculo para contener la pandemia en la región de las Américas, la segunda más golpeada en el mundo después de Europa.

“La desinformación es una grave amenaza para la salud de nuestra región”, expresó la directora de la OPS, Clarissa Etienne. “Los rumores maliciosos y las teorías de cons-

piración pueden ser un obstáculo para los esfuerzos de vacunación y poner en riesgo la respuesta contra el Covid-19, causando muertes”, enfatizó sin dar ejemplos concretos de lo que describió como “abundante” información no científica.

Sus declaraciones tiene lugar en momentos que la región registra 18.8 millones de casos y más de 608 mil muertes. Cada día unas 100 mil personas reciben la noticia de que han contraído el virus.

Estados Unidos es el país que más casos ha registrado en el mundo: más de 8.5 millones. Entre los 10 primeros de la lista con más casos está Brasil: 5.3 millones, Argentina: un millón; Colombia: 974 mil; Perú, 874 mil, y México, con 867 mil casos.

Estados Unidos es también el país con más muertos: 227,358, seguido por Brasil, con 155,459.

En todo el mundo, 41.4 millones de personas se han enfermado y más de 1.1 millón ha muerto.

Más de 190 vacunas son investigadas y 11 están en la tercera etapa de pruebas clínicas, pero ninguna ha sido aprobada. La OPS espera que entre enero y junio de 2021 se complete el proceso para algunas de ellas, aunque no sabe cuándo será con exactitud que estén disponibles para el público.

“La OPS sólo avalará la distribución de una vacuna que haya demostrado que es segura y efectiva en las pruebas clínicas, haya sido revisada por las autoridades regulatorias nacionales, y recomendada por la Organización Mundial de la Salud”, dijo Etienne.

Pero mientras la vacuna no esté disponible los países deberán seguir implementando medidas no farmacéuticas para proteger a la población y evitar una segunda ola, como la que está enfrentando Europa. Incluso en países como Brasil, cuyo presidente Jair Bolsonaro dijo que “los números están apuntando que la pandemia se está yendo”.

Bolsonaro escribió en Facebook que su gobierno no comprará la vacuna china de Sinovac para, luego de que su ministro de Salud dijo que la inoculación se incluiría en el programa de inmunización del país.