Staff Correo / Roberto Lira

Estado.- Aunque Guanajuato reportaba ayer una ocupación del 30% en las áreas Covid, algunos hospitales enfrentaban serias dificultades para recibir más pacientes y había cinco que ya estaban a su máxima capacidad.

Celaya era el único municipio con dos hospitales al 100% de su capacidad –el Materno Infantil y el Hospital General de Zona 4 del IMSS—; al igual que el Comunitario de Apaseo El Alto, y los Hospitales Generales de San Luis de La Paz y San José Iturbide, ambos en la región noreste, de acuerdo con el último corte del Sistema de Información de la Red IRAG.

El Hospital General Salamanca estaba al 92% de su capacidad. Es la primera vez que Guanajuato reporta seis hospitales en color rojo –más del 80%– durante la tercera ola.

Mientras la transmisión del virus a nivel nacional empieza a decrecer, en el estado se mantiene una tendencia a la alza en la última semana, tanto en contagios como en pacientes que requieren ser hospitalizados.

La Secretaría de Salud de Guanajuato informó que este martes había 216 pacientes hospitalizados en la entidad, de los cuales más de la mitad (117) tenían entre 30 y 59 años de edad.

Lo habían advertido

Preocupa en Doctor Mora aumento de contagios Covid y presencia de 3 cepas
Foto: Especial

Ya desde el lunes se había informado sobre el crecimiento en los contagios de Covid-19 y la complicación de la salud de cada vez más pacientes lo cual provocó que la capacidad al máximo en el Hospital General de San Luis de la Paz y al Comunitario de Apaseo el Alto.

Apenas el pasado 13 de agosto tanto el HG de Celaya y el Centro Estatal de Cuidados Críticos de Salamanca se reportaron a su máxima capacidad, siendo los dos primeros en Guanajuato en saturarse al inicio de la tercera ola de contagios.

Más detalles: Se agravan pacientes guanajuatenses por Covid: hay ya dos hospitales al 100% en el estado

Por otra parte, cuatro hospitales se encuentran en amarillo (alerta moderada), pues están arriba del 50% de su capacidad, siendo estos: los Hospitales Generales de Acámbaro y la capital, así como el Hospital General Regional No. 58 del IMSS, en León.

Alarman defunciones

Este martes, fallecieron 25 personas por Covid-19; y no, no solamente son personas de edad adulta, hay un joven de 25 años originario de Victoria, con antecedentes de tabaquismo.

También hay dos mujeres de 39 años, ambas originarias de León; una no tenía ni una sola dosis y la otra solo la primera. Cabe resaltar que en este municipio, este grupo poblacional ya recibió ambas vacunas.

En Juventino Rosas y Valle de Santiago, murieron dos mujeres de 37 años; solo una de ellas se había aplicado una vacuna.

Por otra parte, más de dos mil pacientes que esperaban recibir un trasplante fallecieron por complicaciones tras haberse infectado con el virus.

Así se informó durante la sesión ordinaria del Consejo Estatal de Trasplantes (Cetra), presidido por Daniel Díaz Martínez, secretario de Salud en Guanajuato, donde se detalló que la causa de muerte de los 270 pacientes se debió a insuficiencia renal, una de las comorbilidades con más defunciones asociadas a Covid -19.

Piden a familiares que se retiren

Desde hace un par de semanas la actividad diaria de los hospitales Covid-19 en Celaya ha incrementado, sin embargo, en sus puertas ya no hay presencia de personas, por indicación de los directivos.

En el Hospital General de Zona Número 4 del IMSS no hay presencia de personas que esperan noticias de sus familiares que han sido internados, ya que han sido retirados del lugar y no se les permite estar ahí.

Solo se recibe al paciente y a los familiares les pide que se retiren.

De acuerdo a algunos trabajadores de funerarias, la comunicación con las familias se da los fines de semana, pero desconocen si hay otra manera de informarse sobre el estado de los pacientes, pues en general la calle se queda vacía en comparación a otros momentos de la pandemia, cuando decenas de personas que permanecían en el exterior, y hasta vitoreaban a quienes se recuperaban de la enfermedad y salían entre porras y reconocimiento de familiares y desconocidos.

Esperan noticias entre la angustia e incertidumbre

Familiares de pacientes que fueron ingresados al Hospital General de este municipio por complicaciones derivadas de la covid-19, se quejaron de que la información que obtienen del estado de salud de los pacientes fluye a cuenta gotas, situación que es preocupante.

Angélica Rivera denunció que después de ingresar a su mamá desde hace cuatro días, le avisaron que no habría hora de visita ni tendría contacto con ella: la única forma de obtener información sería vía telefónica.

“A pesar de que existe una caseta fuera del hospital no dan informes, pues solamente es vía telefónica. Si pasa un día, o día y medio y no se tiene información, trata uno de meter la llamada pero no se tiene respuesta. Se corta automáticamente”, aseguró.

Debido al estado de salud de su madre, de más 90 años y que incluso requiere soporte de oxígeno, necesita que le informen con respecto a su evolución pero tiene otra forma de saberlo.

Mariana Hernández llevó a su abuelita desde hace 5 días, y desde esa fecha los únicos informes que recibe son mediante una llamada telefónica. No se tiene más comunicación.

“Las llamadas no siempre son a la misma hora, a veces son tarde o temprano. Siempre está esa incertidumbre, por eso estamos afuera del hospital para tratar de saber cómo está su estado de salud”, resaltó.

Sonia Vázquez contó que internaron a su familiar desde hace una semana, y desde entonces toda la información que le han compartido ha sido vía telefónica: le pidieron tres números telefónicos para que la trabajadora social la mantuviera al tanto.

“Hay días en que no llama y uno no se puede comunicar porque ellos tienen la líneas del hospital bloqueadas. Es preocupante esta situación porque obviamente uno quiere saber el trato médico que está recibiendo, si ya se puede dar de alta o cómo va el progreso del paciente”, finalizó.

Perdió a sus hermanos cuando ella convalecía

Felipa Torres, de 78 años, perdió a sus dos hermanos a causa de la covid-19, cuando ella estaba internada en el Hospital General Regional No.58 IMSS, también contagiada.

De las 100 camas habilitadas para atender pacientes con covid, ayer 95 estaban ocupadas. En caso de aumentar la demanda de atención, el IMSS podría reconvertir unas salas para elevar su capacidad a 252 camas.

La familia de Felipa recuerda que ella tuvo que permanecer entre 22 días a un mes hospitalizada. Todo ese tiempo se mantuvieron con la terrible incertidumbre de qué pasaría.

La trasladaron al IMSS, con la esperanza de que los médicos la salvaran: llegó con dolor de pecho, la falta de respiración y baja oxigenación.

“El doctor nos dijo que por la edad, diabética y otros padecimientos, quizás no lo lograría. Siempre pensamos lo peor”, comentó Daniel N, esposo de la hija de Felipa.

“Le pusieron oxigeno de inmediato y cada día los médicos nos comentaban su estado de salud. No podíamos pasar, nos decían que no empeoraba, pero tampoco mejoraba, eso era lo peor”, señaló.

Actualmente, Felipa se esfuerza poco, camina y hace algunas tareas del hogar, pero sus pulmones siguen resentidos. Su familia cuenta con tristeza el dolor que les provocó esta amarga experiencia, pues temían que su madre muriera de una forma tan desgarradora y sola.