Vigilarán guardias armados hospitales

Los sucesos recientes en Salvatierra y Cortazar prendieron los focos rojos de la Secretaría de Salud. Foto: Eduardo Ortega

Las autoridades estatales de Seguridad y Salud contemplan asignar personal capacitado para repeler los ataques del crimen organizado en las clínicas

Nayeli García

Irapuato.-La Secretaría de Salud de Guanajuato analiza con expertos el contar con seguridad armada de manera permanente en las clínicas de salud, ante el incremento de lesionados con armas de fuego y ante la posibilidad de ataques para ‘rematarlos’, como sucedió en los municipios de Salvatierra y Cortazar.

“En Irapuato todos los días recibimos un herido por arma de fuego de un asalto o por ejemplo personas con una puñalada con un instrumento punzocortante y el personal se ha convertido en experto en ese tipo de heridas pero no somos expertos en tema de seguridad”.

Daniel Díaz Martínez, Secretario de Salud de Guanajuato

“Nosotros no sabemos si un paciente es bueno o es malo, es una persona que necesita atención médica y no se la podemos negar, tenemos una política de cero rechazo y nuestra prioridad es salvaguardar la vida de cualquier persona que necesita atención”, dijo el secretario Daniel Díaz Martínez.

Comentó también que las personas  con heridas de arma de fuego o lesiones representan la cuatro o quinta causal de atención en los hospitales y hay meses que se incrementa la cifra, por lo que comentó que los médicos se han vuelto expertos en atención de estas lesiones pero no materia de seguridad.

Por esta razón están consultando con personal de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Guanajuato si requieren o no personal armado de forma permanente en los hospitales, pues aunque cuentan con seguridad privada no se tiene personal que se pueda enfrentar a personas armadas y encapuchadas, ya que la función del sistema de salud es salvar vidas y no enfrentar temas de seguridad.

El secretario aseguró que el personal de salud sabe cómo reaccionar ante estas situaciones porque se ha tenido una capacitación constante del personal, e incluso ya se tienen códigos para solicitar resguardo cuando se sabe del ingreso de personas peligrosas.

AL