Gilberto Navarro

Guanajuato.- Al ritmo del ‘songo’ de ‘Los Van Van’, acompañados de los arreglos orquestales de la Filarmónica del Desierto, Coahuila de Zaragoza, arrancó de la manera oficial la 49 edición del Festival Internacional Cervantino.

Las notas del ritmo afrocaribeño, inundaron la explanada de la histórica Alhóndiga de Granaditas marcando así el reencuentro del Festival Internacional Cervantino con su público, después de una pausa obligada por la pandemia.

Aunque el aforo de la explanada se limitó al 30 por ciento, los asistentes se entregaron al 100 por ciento a los artistas, demostrando el ansia del publico cervantino por lo eventos presenciales.

Las notas de ‘Los Van Van’ como popularmente se le conoce a la banda formada en 1969 por el bajista Juan Formell, hicieron vibrar a los asistentes con la particular mezcla de jazz, rock y ritmos afrocaribeños, que los caracteriza y que incluso dio nacimiento al género conocido como “songo” y que ha sido el deleite de generaciones de cubanos que disfrutan de la cadencia caribeña y la creatividad Juan Formell, quien supo cambiar el modo de hacer música cubana antes de fallecer en el 2014 en La Habana, Cuba.

Lee también: Cantineros de Guanajuato no venderán alcohol ‘para llevar’ durante el FIC

Los ritmos isleños se vieron enriquecidos de la batuta de Natanael Espinoza y el talento de la Orquesta Filarmónica del Desierto, Coahuila de Zaragoza, con imponentes arreglos que fueron el deleite de los asistentes de disfrutaron de la conjunción de cuerdas y alientos que demostraron el entendimiento musical entre México y Cuba.

Esta singular mezcla, provocó que más de una pareja se pararan a bailar en sus asientos ante la energía proyectada por los intérpretes.