Gilberto Navarro

Guanajuato.- El Septeto Santiaguero llenó de son cubano y boleros la explanada de la Alhóndiga de Granaditas como parte de la participación de Cuba en el Festival Internacional Cervantino.

La agrupación originaria de Santiago Cuba, es la primera vez que se presenta en Guanajuato desde su formación en 1995.

Aunque con una orquestación de clásico septeto cubano, compuesto por guitarra, tres bongos, claves, maracas, contrabajo y trompeta, la agrupación añadió tumbadoras y con esto un octavo intérprete.

A lo largo del repertorio que incluyo temas de sus más exitosos discos ‘No quiero Llanto’ y ‘A mí que’, los instrumentistas liderados por Fernando Dewar, llevaron al público a un viaje a la isla a través de los boleros, sones, guarachas y el changui.

Esto con obras de autores cubanos que se han vuelto leyenda por su talento, como Miguel Matamoros y Ñico Saquito, con las que demostraron porque han sido dignos de compartir escenario con grandes de la música de la isla como Gilberto Santa Rosa y Rubén Blades.

Con clásicos como ‘No me molesto’, ‘La Guarapachanga’ y ‘La Meneadera’, llevaron a los asistentes a un viaje sonoro a la gran isla caribeña en el que no se hizo esperar el movimiento de caderas.

Con la cadencia y el sabor del septeto la explanada y las escalinatas del histórico inmueble guanajuatense, se convirtieron por hora y media en tierra cubana.

El líder, Fernando Dewar, dos veces ganador del Grammy Latino, afirmó que estar presentándose en un escenario tan importante como el Festival Cervantino es un sueño vuelto realidad.

“Un honor para nosotros estar aquí, gracias México, gracias Guanajuato”.

Los músicos no dejaron pasar la oportunidad de colocar la bandera de cuba sobre los instrumentos.

La fiesta inició con un tributo al dúo “Los Compadres” con la interpretación del clásico ‘Run Run’.

No podía faltar el clásico ‘Chan Chan’ tema que hizo famoso Buena Vista Social Club y que con las notas de la trompeta junto con el rasgueo del tres cubano, no necesitó más presentación.

Esto como colofón al homenaje al gran sonero Adalberto Álvarez, con “las cuestiones del amor”.

La fiesta siguió con ‘Candela’ y ‘La Meneadera’.