Fernando Velázquez

León.- El presidente de la Concamín Bajío, Ismael Plascencia, aseguró que al Municipio le ha temblado la mano para sancionar a los bares y antros que, en plena pandemia, están saturados los fines de semana.

En conferencia de prensa, el líder empresarial indicó que basta con pasar los viernes o sábados por la noche en la calle Madero o por Paseo del Moral para verificar que muchos de estos lugares operan al máximo de su capacidad, sin sana distancia ni cubrebocas.

Por ello, advirtió que si las autoridades municipales siguen permitiéndolo, Guanajuato podría pasar al semáforo naranja, lo que terminaría por cerrar empresas que apenas han logrado resistir a la contingencia sanitaria.