Redacción

México.- El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) presentó el informe sobre las “Características de las Defunciones Registradas en México” durante el año 2019, donde explicaron que el número total de fallecidos fue de 747.784.

De la cifra mencionada, 422.185 fueron hombres que representa un 56.4% y 325.126 fueron mujeres, es decir, el 43.5%. De acuerdo con el informe un total de 663.902 de las defunciones se debieron a problemas relacionados a la salud, lo que se traduce en el 88.8%

En este sentido, refirieron que las enfermedades del corazón ocuparon el primer lugar con 156.41 víctimas que se traduce en el 23.5%. Seguidamente la diabetes mellitus con 104.354 casos que representa el 15.7%. Mientras que los tumores malignos es la tercera causa de muerte con 88.680 víctimas, que representa el 13.4%.

Todas estas cifras conducen a la conclusión de que al menos 200 mil muertes al año en México se producen por la mala alimentación. Desde el año 2005 la obesidad se ubicó en el puesto número uno de causa de muerte en México, por lo tanto, es la principal causa de hospitalización.

En los últimos años, las cifras han empeorado hasta el punto de considerar a la obesidad una pandemia nacional. Incluso, México se ubica en el segundo puesto con más obesos a nivel mundial detrás de Estados Unidos y el primero en América Latina.

La obesidad es la principal causante de la diabetes y enfermedades cardiovasculares que finalmente conducen a la muerte. Estas enfermedades son la consecuencia de la suma de hábitos alimenticios no saludables y estilos de vida sedentarios. Según la directora de GuiaDeSuplementos, Carmen Gutiérrez, ‘’una dieta alta en azúcares, grasas saturadas y sodio, además, del consumo general de alimentos ultraprocesados desestabiliza el funcionamiento de los vasos sanguíneos y obstruye las arterias. Además, también se relacionan con el desarrollo de diferentes tipos de cáncer como el de colón y el de mama’’.

Por este motivo, el Gobierno mexicano desarrolló diversas estrategias para crear conciencia en la colectividad sobre los alimentos que deben consumir. Así surgió la ley de etiquetado frontal que va destinada a los productos procesados y mediante el uso de etiquetas de color negro y de forma hexagonal advierten sobre el contenido en exceso de grasas saturadas, azúcares, calorías y sodio.

Esta implementación nace a raíz de la creación de proyectos similares aplicados en países como Chile y Perú que también batallan contra la obesidad de sus ciudadanos. En España también se prevé un sistema de etiquetado frontal para productos que serán denominado “Nutri-Score” y se espera que sea aprobado en el primer semestre de 2021.

Te podría interesar:

SZ