Nayeli García

Irapuato.- El ‘Caso Traesa’, uno de los casos de corrupción más sonados en Irapuato, quedaría cerrado con los 2 millones 570  mil pesos que el exalcalde Mario Turrent Antón reintegró al Municipio por la misma cantidad entregada de forma indebida a la empresa Tratamientos Especializados S. A. de C. V. (Traesa), que nunca atendió el tema de la basura. Esto, conforme el Gobierno hubiese ‘perdonado’ los intereses del caso que elevaban la cuenta a 4 millones de pesos tras 14 años del hecho.

Fue el pasado 9 de junio que el exalcalde Turrent realizó el último de los cinco pagos obligados a realizar al Municipio, luego que éste embargó su hacienda —en la comunidad La Caja— el 5 de abril del 2019.

Ambas acciones fueron consecuencia de la resolución de la Décima Sala Civil del Supremo Tribunal de Justicia en el Estado, donde se establecía que el expresidente municipal debía pagar los daños, prejuicios, gastos e intereses legales que generó el ‘Caso Traesa’.

Foto: Nayeli García.

Pese a la negativa de Mario Turrent por reconocer responsabilidad en el asunto, el 25 de junio del 2019 realizó un primer pago por 570 mil pesos y posteriormente cubrió cuatro pagos más de medio millón de pesos que sumarían un total de 2 millones 570 mil pesos. Es decir, el monto total entregado a la empresa sin considerar los intereses generados por el caso.

A través de una solicitud de Acceso a la Información, se pidió conocer cuánto era el adeudo del expanista al Ayuntamiento por el ‘Caso Traesa’ y se respondió que el saldo final es de cero pesos, es decir, que el Ayuntamiento habría ‘perdonado’ los intereses que este desfalcó provocó durante casi 14 años.

Y es que hace dos años que se conoció la resolución, el exsecretario de Ayuntamiento, Francisco Xavier Alcántara Torres, aseguró que se cobrarían un total de 4 millones de pesos a Mario Turrent. No obstante, tal pagó sí cubre el dinero que el Ayuntamiento de Irapuato dio a la empresa Tratamientos Especializados S. A. de C. V. (Traesa) el 19 de diciembre del 2007 como parte del contrato AJ-VI-CO1- TRAESA-0474/2007.

La historia

Foto: Nayeli García

A través del cheque 000116 se entregaron 2 millones 570 mil pesos a Traessa para la modernización y tratamiento ecológico del relleno sanitario, pues se ostentaba de tener una alta tecnología para el manejo de residuos sólidos a su representante Gerardo José Zimbrón.

Pero al cabo de dos años no avanzó el proyecto y se reveló que la dirección presentada por la empresa colombiana, en México ni siquiera existía, por lo que no se pudo recuperar el dinero ni siquiera había una fianza para hacer válida al incumplimiento del contrato.

La situación puso en alerta a la entonces tesorera municipal, Lorena Alfaro García, quien presentó la denuncia correspondiente ante el órgano de Fiscalización Superior del Estado de Guanajuato, donde iniciaron las investigaciones correspondientes. 

Foto: Nayeli García

Fueron más de 22 personas las llamadas a declarar en torno a este caso, entre las que Julio Rubio, entonces director de Servicios Públicos Municipales, fue señalado de otorgar el contrato a esta empresa sin una licitación, pues supuestamente él mismo había conocido la tecnología con que la empresa contaba.

Después de un juicio muy largo, finamente la magistrada resolvió que Mario Turrent Antón era el responsable del daño al erario público de Irapuato, junto con la empresa Traesa.

El alcalde Ricardo Ortiz Gutiérrez comentó que el destino de los pagos realizados por Mario Turrent Antón al Ayuntamiento no tiene algún destino fino, pues sólo fueron ingresados a la Tesorería municipal para el gasto que se tiene.

ac