Agencias

Puerto Príncipe.- La búsqueda de los asesinos del presidente haitiano Jovenel Moise se aceleró ayer con operativos policiales en Puerto Príncipe, capital de un país al borde del caos.

Tiendas, bancos, puestos de gasolina y pequeños comercios cerraron sus puertas en una ciudad en tensión, a la que se suma una controversia sobre la transición del poder, con dos hombres reclamando la posición de primer ministro.

La Policía dijo haber matado a cuatro “mercenarios” que supuestamente integraron el comando que acribilló en su casa a Moise en la madrugada del miércoles, y arrestado a seis sospechosos.

“De los asaltantes, seis están en manos de la Policía y cinco autos fueron recuperados. Lamentablemente la gente incendió tres”, dijo el jefe de la Policía Nacional, León Charles, en conferencia de prensa.

“Ya tenemos a los autores físicos y estamos buscando a los autores intelectuales” del magnicidio.

Uno de los detenidos es un ciudadano estadounidense, dijo el ministro de asuntos electorales.

El Departamento de Estado, sin confirmar el arresto de un ciudadano estadounidense, anunció ayer que había aceptado ayudar a la Policía haitiana con la investiga-

ción. Varios “posibles autores” del crimen “se refugiaron en dos edificios” de Puerto Príncipe y “están rodeados por la policía”, dijo de su lado a periodistas de Nueva York la enviada de la ONU para Haití, Helen La Lime.

Se cerró el aeropuerto de la capital al igual que la frontera con República Dominicana, país con el que Haití comparte la isla La Española. Y se decretó un duelo nacional de dos semanas.

“¿Dónde estaban?”

En Haití todos están en alerta y tratan de entender cómo pudo ocurrir el magnicidio.

“¿Dónde estaban los policías bien equipados que vigilan al presidente día y noche? ¿Por qué no reaccionaron?”, preguntó una abogada.

La Fiscalía de Puerto Príncipe se hace la misma pregunta y ordenó interrogar a los dos responsables de la seguridad del mandatario.

“Si eres responsable de la seguridad del presidente, ¿dónde estabas? ¿Qué hiciste para evitarle este destino al presidente?” se preguntó Me Bed-Ford Claude, comisario del gobierno de Puerto Príncipe y encargado de iniciar los procedimientos judiciales en nombre de la sociedad.

Ante una comisaría de la Policía en Petionville, en las afueras de Puerto Príncipe, los vecinos aclamaron a los agentes por haber detenido sospechosos y pidieron linchar a los presuntos agresores.

La comunidad internacional lanzó inmediatamente su voz de alarma. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que fue un acto “atroz”. Y a pedido de Estados Unidos y México, el Consejo de Seguridad de la ONU discutió ayer a puerta cerrada durante una hora la crisis haitiana.

EZM