El ahorro de capital en tu obra será una señal de éxito.

La compra de materiales, pago a trabajadores, la compra de maquinaria, etc., todo suma una gran cantidad de dinero que se va restando a tu capital. Y aunque al ver tu obra finalizada sentirás un alivio y satisfacción, es su desarrollo el que te puede causar dolores de cabeza.

Sabemos que la operación no puede parar, que los minutos que pasan son monedas y billetes que no se van a recuperar si te demoras en arrancar con las fases de la planeación. Día a día tomas decisiones que deben traer beneficios, una de ellas debería ser el ahorro.

Ver que algunos pesos se pueden guardar o redirigir para otras actividades, dejará una luz en tus ojos. Se vuelve primordial ahorrar para que la construcción que traes a cuestas no te deje sin comer por un año. Descubre aquí cómo ahorrar y dale un respiro a tu plan.

Planea a corto plazo

Demorarte en el arranque, cuando ya tienes el tiempo fuera de línea te dejará con el problema de enfrentarte a costos distintos en materiales, mano de obra y maquinaria a los que cotizaste en la fecha inicial.

Lo más recomendable para no afectar tu presupuesto es fijar una fecha muy cercana y abrir operaciones ese día.

Calcula tu propio presupuesto

Algunas personas prefieren delegar esta actividad que hacerla por sí mismos. Y es que no todos los que emprenden una edificación poseen conocimientos tan técnicos y elaborarlo no debe ser algo en lo que debas ahorrar, debe ser realizado impecablemente.

Pero si es así y tienes formación en ingeniería civil y arquitectura con algo de experiencia, hazlo tú y evita contratar a alguien. .

Considera el alquiler de maquinaria pesada

¿La maquinaria que requieres será ocupada constantemente o solo durante el tiempo de vida del proyecto? Si es el segundo caso, en definitiva, la compra no es una opción. El costo puede estar lleno de ceros y si no se usará después o no tan frecuentemente, busca opciones para rentarla.

Todo cuenta, desde un apisonador, un martillo demoledor, un compresor de aire, plataformas elevadoras y otras máquinas pesadas, la renta de maquinaria Mexicali asegurará dinero de vuelta a tu bolsillo.

Y si es tu primera vez, es preferible que lo hagas con una arrendadora que se preocupe por asesorarte sin afán de aprovecharse. En la sucursal de Mexicali de Hemoeco te sentirás más que acompañado en el proceso de renta, que por mucho es siempre fiable.

Compra materiales una sola vez y calcula bien su uso

Esto aplica en una infinidad de cosas. Desde la señora que, en vez de comprar toda su despensa en el súper, lo hace de a poquito en la tienda de la esquina, hasta quien que adquiere el material para construir paulatinamente y no necesariamente de manera estratégica.

Puedes encontrar buen material y programar con el proveedor los envíos de acuerdo con las fechas de avance de tu obra.

Y algo muy importante: calcula la cantidad muy aproximada que se utilizará de cemento, acero, concreto, arena y demás, de esto dependerá el desperdicio que resulte al final.

Una parte de este “desperdicio” en realidad podría ser reutilizado. Algunos materiales como la madera pueden ser útiles para otros propósitos y así podrías ahorrarte más centavos.

Un paréntesis, la aplicación del ahorro en los materiales no implica omitir algunos o conformarse con una mala calidad, más bien se trata de una adecuada administración.

Contrata la mano de obra necesaria

Si bien el personal de construcción es el motor de la obra, no siempre se ocupa la misma cantidad de maestros, albañiles, operadores y ayudantes en cada fase. Incluso a veces se necesitan más brazos, pero la programación de las actividades te lo irá diciendo.

De ahí la importancia de contar con una buena estructura en todos los aspectos.

En la operación más vale no parar que esperar

Cuántas veces vemos que hay personas empecinadas en terminar el paso A para continuar con el B y eso más que beneficiar, termina perjudicando el avance del plan.

La ventaja de la industria de la construcción es que, en la mayoría de los casos, puedes estar al 70% de una actividad e iniciar con la siguiente o a veces desde antes.

Solo lo sabrás si realizas un eficiente cronograma que te diga qué es lo que sigue y te dé claridad sobre qué puedes adelantar. El resultado: ahorro de tiempo y, por lo tanto, de fondos.

¿Ves como sí se puede llenar el cochinito de pesito en pesito? Solo tienes que aplicar estos consejos y seguro que lograrás tener un colchón para imprevistos o mejorar la operación de varias maneras.