Luz Zárate

Celaya.- Integrantes del Congreso Agrario Permanente (CAP) solicitan al Gobierno Federal apoyos o subsidios para la compra del diésel agropecuario.

En rueda de prensa, Rubén Vázquez de la Rosa, líder del CAP en Guanajuato, informó que el lunes entregarán un escrito en las oficinas de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público y en la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) para solicitar de manera formal el apoyo.

Vázquez de la Rosa destacó que miles de productores no sólo de Guanajuato, sino de todo el país se han enfrentado a la crisis sanitaria y económica y por lo tanto piden que no se les aplique el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios al diésel.

“La ley de energía para el campo mandata que debe de haber precios y tarifas de estímulos a los energéticos agropecuarios, los contemplados con la energía eléctrica, diesel y el combustóleo y el diesel agropecuario ha perdido este subsidio. Todos los productores del país tienen derecho a el, pero como al presidente no le gusta que haya intermediarios, no se les está pidiendo que nos de dinero, sino que nos dejen de cobrar ciertos impuestos como el IVA y el IEPS que es cerca de 6 pesos por litro”, señaló Vázquez de la Rosa.

En Guanajuato son cientos los productores, así como la cadena de valor que se han quedado sin la posibilidad de competir con productores de Estados Unidos; pero además acusan de “competencia desleal”.

Destacó que en otros países cuentan con subsidios que les permite reducir los costos de este combustible, pero en México la situación cada vez es más difícil.

Destacó en varias ocasiones que no piden apoyo directo a cooperativas, personas o empresas, sino que sea un descuento en el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios y en el IVA.

Integrantes del CAP explicaron que del 2015 al 2021 ha aumentado al doble los costos de producción de una hectárea de cultivo, que aunado a la sequía que se ha vivido en los últimos años y el nulo apoyo del gobierno federal al campo de Guanajuato, ha provocado el quiebre de decenas de productores de la entidad.

“El costo de producción por hectárea de maíz es de 42 mil pesos, por el alto costo de los insumos, si un productor no llega a producir arriba de 14 toneladas por hectárea desafortunadamente la tierra le sale debiendo al productor. Los insumos están carísimos y si cosecha menos de 12 toneladas no salen los gastos. Hace seis años teníamos un costo de producción de 20 mil pesos por hectárea, hoy estamos a 42 mil pesos, es el doble del costo y el precio del maíz es casi el mismo”, dijo Erasto Patiño, presidente del Consejo Nacional de Sociedades y Uniones con Campesinos y Colonos (CONSUCC).

No se tiene una cifra exacta de productores afectados por la sequía  y tampoco de las pérdidas económicas.

La falta de presupuesto que aporta el Gobierno Federal al campo ha afectado, debido a que se eliminó los diferentes programas bajo el argumento de que el apoyo llega directamente al productor, lo cual tampoco ha sucedido.

LC