Ofrece AMLO convertir a México en potencia

Foto: Especial

Asegura que eso será posible porque habrá empleos y nadie va a amenazar con muros

Agencias

CDMX.- En su encuentro con ingenieros del País, Andrés Manuel López Obrador aseguró que nadie amenazará a México con fronteras militarizadas o la construcción de un muro, y consideró que eso será posible porque el país crecerá y habrá empleos.

México se va a convertir en una potencia y va a cambiar la correlación de fuerza, nadie nos va a estar amenazando con que nos van a cerrar las fronteras o que se va a militarizar la frontera, que se va a construir un muro… Esto será posible porque el país crecerá y habrá empleos”

Andrés Manuel López Obrador, Virtual presidente electo

“El propósito es que México se va a convertir en una potencia y que va a cambiar la correlación de fuerza, nadie nos va a estar amenazando de que nos van a cerrar las fronteras o que se va a militarizar la frontera, que se va a construir un muro”, sostuvo el virtual presidente electo.

En el Palacio de Minería, encargó a los ingenieros la revisión del dictamen técnico que realiza sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), ya que vio difícil invertir 200 mil millones de pesos para el próximo año en esa obra cuando el presupuesto para infraestructura en este 2018 fue mayor a los 500 mil millones de pesos.

En tono de broma dijo que los colegios y asociaciones de ingenieros lo harán gratis, pero que será un apoyo importante para revisar la viabilidad del NAIM. Después se realizará una consulta ciudadana para resolver si se cancela el proyecto, si continúa con inversión pública o se elabora en concesiones.

Aseguró que buscará que México trabaje con empresas de países honestos para evitar la corrupción. “No queremos que se siga contaminando por sobornos la vida pública de México”, planteó.

Sobre la reconfiguración de tres refinerías, enfatizó en que es un mito que las empresas extranjeras sean más honestas y que exista un código de ética que las obligue a no actuar de manera ilegal ni a entregar sobornos. “Todas las reconfiguraciones las hicieron empresas extranjeras”, sostuvo.

Señaló que cuando sea necesario llevar a cabo acuerdos o contratos con empresas extranjeras, su gobierno procurará que sean con aquellas de países que se caractericen por su honestidad,“Estamos ansiosos de trabajar con Noruega, Dinamarca”, dijo.

Llega a Chihuahua

López Obrador inaugura hoy el primer foro por la pacificación y reconciliación del país ‘Escucha, Ciudad Juárez’ en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), con cinco mesas temáticas donde se escuchará a víctimas, académicos, asociaciones religiosas, autoridades, sociedad civil y grupos vulnerables.

Ayer, a su llegada a esta ciudad, López Obrador fue recibido por el gobernador de Chihuahua, el panista Javier Corral.

El tabasqueño confió en que antes del 1 de diciembre se tendrá avalado al nuevo fiscal general y indicó que espera la entrega de la constancia del Tribunal Electoral, programada para mañana, para reunirse de nuevo con el presidente Enrique Peña Nieto.

Con un abrazo zanjan diferencias

La imagen que faltaba para una reconciliación total con el sector empresarial, llegó. Tres apretones de mano, un fuerte abrazo y palmadas en la espalda enmarcaron el amor y paz entre López Obrador y el empresario más rico del país, Carlos Slim Helú.

Político y magnate desayunaron juntos en el Palacio de Minería, con decenas de ingenieros, y sí quedaron registrados momentos de efusividad entre uno y otro.

López Obrador arribó al recinto en su clásico Jetta blanco. Entre aplausos y saludos, recorrió el histórico Palacio hasta llegar a la mesa de invitados donde extendió el primer saludo y palmadas en la espalda para Slim. La muestra de afecto desencadenó los aplausos de los ingenieros. En la campaña ambos chocaron varias ocasiones por la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la ciudad de México (NAIM).

Después de un leve desayuno, AMLO habló de las opciones para el NAIM, entre estas cancelar la obra por ser muy costosa.

Slim sólo escuchaba, miraba atento, daba algunos tragos de agua, no se inmutó, a pesar de que una de sus empresas está implicada en contratos para el NAIM que se construye en el Lago de Texcoco.

Mucho menos hubo gesto alguno por parte del presidente vitalicio de Grupo Carso, cuando AMLO detalló su plan para conectar con Internet a todo el país. Al final de los casi 60 minutos, el político de Tabasco cerró con una frase dirigida al magnate: “Termino diciéndole un gran reconocimiento a un ingeniero que con su esfuerzo, con su imaginación y su talento es un ejemplo en México y en el mundo, por ser uno de los empresarios más exitosos: Carlos Slim que nos acompaña”. En respuesta, Slim se levantó y fue directo al podio para abrazar al virtual presidente electo. Y para rematar, al tomar camino a la salida, AMLO y Slim de despidieron de manera efusiva, cruzaron un par de palabras y salieron –por una puerta secundaria- del histórico lugar.

Tres apretones de mano, un fuerte abrazo y palmadas en la espalda, y así quedó enmarcado el encuentro entre el próximo presidente y el hombre más rico del país.

RC