Afecta clausura de hornos a 15 familias

1
COMPARTIR
La elaboración de tabiques es la única fuente de trabajo de muchos habitantes de La Yerbabuena.  Foto: Rogelio León

La PAOT sancionó por los contaminantes que genera la fabricación de tabiques

Karen Bruno

GUANAJUATO, Gto.- Después de que el miércoles la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT) clausurara cinco hornos ladrilleros en La Yerbabuena, debido a su cercanía con una escuela, alrededor de 15 familias resultaron afectadas directa e indirectamente, debido a la reducción de personal y el traslado de la actividad a otros puntos.

“Ellos quieren dinero, pero no hay, si no nos dejan trabajar, cómo quieren que les demos dinero. Si hicieran cuentas y supieran cuánto se gasta dirían que por qué seguimos aquí, pero de esto vivimos, de aquí salió para darle educación a mis hijos”

Sanjuana Palafox, Afectada

Los involucrados manifestaron preocupación ante la situación económica por la que atravesarán, pues hacer ladrillos es su fuente de ingresos.

Publicidad

La familia Quintero refirió que lo único que generará esta medida  es la falta de empleos, lo que desencadenaría un aumento de la delincuencia y elevaría el costo de quemar ladrillos, ante la necesidad de rentar camiones para cargar el material en crudo, gasolina para el traslado en caso de hacerlo en un vehículo propio, y pagar renta de un espacio para continuar la actividad.

“Es nuestro sustento y ahora qué vamos a hacer con el ladrillo crudo que tenemos sin quemar, dijeron (inspectores de la PAOT) que para poder mover el horno o habilitarlo tenemos que solicitar un permiso pero eso implica dinero, y para poder tener unos centavos para el permiso pues tengo que quemar”, mencionó Juan Quintero.

Te podría interesar:  Afecta a ciudadanos el cierre de Registro Civil

Añadió que está considerando elaborar todos los que pueda con el material que le sobró para venderlos a quien sí pueda quemarlos y así recuperar su inversión.

Algunos entrevistados tienen más de 50 años dedicándose a la elaboración de tabiques. En total 80 familias dependen de este trabajo en La Yerbabuena.

Sanjuana Palafox señaló que al cerrar su horno, sus hijos la apoyaron en el trabajo, pues tuvo que despedir a sus trabajadores.

“Aparte, los que vinieron a clausurar quieren que quememos con aceites especiales y pues no se puede, no hay de dónde”, añadió.

Indicó que el terreno a donde tuvo que mover su horno para alejarlo de la escuela, es prestado, lo que implica gastos y reducir los días de trabajo.

Fueron avisados

Palafox recordó que desde hace tres años recibieron avisos por parte de la PAOT, de que pobladores de la zona se quejaban de los contaminantes que desprenden los hornos; desde entonces y hasta el miércoles, continuaron con sus labores habituales.

Buscan acuerdo

Los afectados se dijeron interesados en llegar a un acuerdo con las autoridades correspondientes, para lograr habilitar sus hornos.

“Cómo sí andan legalizando las drogas y uno que trabaja lo friegan, estamos interesados en platicar con ellos y llegar a un acuerdo para el beneficio de ambos. Además, sólo quemamos los fines de semana para no afectar la escuela”, dijo uno de los ladrilleros entrevistados.

Que saquen permisos: PAOT

El procurador ambiental, Juan Pablo Luna Mercado, señaló que para habilitar los hornos, los afectados deben acudir a Desarrollo Urbano y solicitar permiso de uso de suelo compatible a su actividad; después, tramitar la licencia ambiental en el Instituto de Ecología. Les recomendó acercarse a la Dirección de Fomento Económico o Desarrollo Social, para que les apoyen y tengan de dónde generar ingresos.

Destacó que los residuos resultantes de la quema son tóxicos, motivo de la clausura.

 

Te podría interesar:  Leche León recibe visita de la Conagua