Onofre Lujano

Acámbaro.- El gobernador del estado, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, hizo un llamado al cuidado del agua debido al bajo nivel que presentan los embalses en la entidad, lo anterior durante la apertura de la presa Solís, para el ciclo agrícola Primavera-Verano 2021.

Dijo que la atención debe centrarse en el cuidado del agua por el problema que representa la falta de lluvia. Actualmente la presa Solís, se encuentra en un 85% de su capacidad cuando usualmente su volumen no bajaba del 90%, por lo que es uno de los niveles más bajos de los últimos años.

“Hay que estar atentos porque la sequía sigue afectando al estado y de no mejorar las lluvias este año podemos enfrentar una crisis por falta de agua en nuestro campo guanajuatense”, alertó el mandatario.

Rodríguez Vallejo externó que la apertura de esta presa, que es la más grande del estado, genera esperanza a quienes dedican su vida a la actividad agrícola; y manifestó optimismo para que el alimento no falte en las mesas de las familias guanajuatenses.

El presidente del Distrito 011, Agustín Robles Montenegro, informó que se regará una superficie de 64 mil 500 hectáreas de maíz, sorgo, frijol, espárrago, avena forrajera, garbanzo, alfalfa y nopal. Explicó que se beneficiarán de manera directa a 23 mil usuarios de riego pertenecientes a 17 municipios del estado de Guanajuato y se genera una inversión directa de 1 mil 937 millones de pesos, por lo que se espera una producción de 1 millón de toneladas de granos principalmente maíz y sorgo, con una utilidad bruta esperada de 4 mil millones de pesos.

Proponen reactivar la presa del conejo

El presidente del Consejo Estatal Agroalimentario de Guanajuato, Ignacio Duarte Rodríguez consideró necesario reactivar la Presa del Conejo para la captación de agua ante la escasez de lluvias y la demanda que tiene Irapuato en la zona urbana y en el campo.

Explicó que la presa del Conejo es muy larga y tiene poca profundidad, y cuando llueve toda el agua se va de paso, debido a que sus compuertas están abiertas, por lo que propuso que se invierta en vertederos para que una vez que alcance la capacidad del 80 o 90% el agua siga corriendo como ahora, pero se pueda captar el agua de lluvia, cuando haya. Ignacio Duarte comentó que la gente tiene miedo de que se reactive la Presa del Conejo, por la inundación de 1973 que acabó con más de la mitad de la ciudad, sin embargo la Presa de la Purísima que sí está funcionando representa un mayor riesgo para la población.

EZM