Redacción

Tijuana, Baja California.- Fue el 30 de agosto, en la colonia El Pípila, cuando localizaron el cuerpo de una pequeña dentro de una hielera, pero que hasta hoy continuaba sin ser reclamado. Ante ello, un grupo de mujeres la “bautizó” y solicitaron la entrega para poder velarla como es debido.     

Las que ahora se dicen sus ‘mamis adoptivas’ bautizaron a la pequeña de entre 5 a 10 años de edad como Dulce María Sonrisa de los Ángeles e impidieron que su cuerpo fuera llevado a una fosa común.

En agosto, el hallazgo causó indignación y consternación en la población fronteriza que, para tratar de dar respuesta a su caso, difundió el retrato hablado de la pequeña realizado por la Fiscalía General del Estado de Baja California, pero no se obtuvo respuesta positiva.

Ante ello, este lunes varias mujeres se organizaron y a partir de las 11:00 salieron de la funeraria para darle ‘santa sepultura’ en el Panteón Municipal número 13 de Tijuana.

Cabe destacar que la localización fue reportada por comerciantes del mercado ‘sobre ruedas’ que habitualmente se instala sobre la avenida Las Torres, en la colonia El Pípila.

Días después la Fiscalía difundió el retrato hablado de la pequeña que no presentaba lesión alguna y tenía características compatibles con parálisis cerebral infantil (congénita). El reporte de su muerte indicó que se trató de “sepsis pulmonar secundario a neumonía”.

NDR