Cuca Domínguez

Salamanca.- Para los adultos mayores, vacunarse contra el Covid 19 es una medida para cuidar su vida y la de su familia. Por ello, apoyados en su mayoría por sus hijos que pernoctaron desde la tarde del viernes, se dicen contentos y agradecidos por recibir la vacuna.

Idelfonsa Cirila García Pérez, de 88 años de edad, fue la primera el recibir la vacuna contra el COVID19 en el Hospital General de Salamanca, madre de 15 hijos, asegura que después de que le aplicaron el biológico ella se sintió bien, “como si nada hubiera pasado y esperanzada y contenta de esta vacuna sea el inicio de algo mejor para todos”.

Acompañada de su hija María Soledad, contó que su hija se vino a apartar lugar y por la mañana fueron por ella, “yo no hubiera aguantado toda la noche”, mencionó.

La mujer, que padece una enfermedad crónica e incluso ya no tiene sus dos pies, utiliza una silla de ruedas para moverse. Asegura que ella confía en las vacunas, “todas las vacunas me las he puesto, todo lo que me han dicho me las han aplicado”.

La mujer dijo ser originaria de Hacienda de Cuchicuato, pero radicada desde que se casó en Salamanca donde se ha desarrollado su familia.

Otra historia es la de la señora Cirila Guerrero Galván, de 77 años de edad, con domicilio en la colonia Los Pinos, en la zona sur de la cabecera municipal, la que recibió su vacuna en el puesto de la secundaria técnica número 38 y quien asegura que esta jornada de vacunación es una  esperanza para los adultos mayores, para todo el mundo entero porque esta enfermedad del COVID19 ha dejado muchas muertes, ya sea por descuido o por la propia enfermedad que ha afectado a mucha gente.

“Pero no todo está en la vacuna, depende mucho de uno, de que use cubre bocas, que no hagan reuniones porque eso es lo que nos ha afectado mucho; ahora solo falta que todos alcancemos la vacuna, por eso vacúnense, todos la necesitamos, primero los doctores, enfermeros y todos ellos que están al frente de la atención a pacientes con esta enfermedad porque hay muchas personas que todavía no están vacunadas”, dijo.

Esta vacuna hará que las cosas mejoren, que no haya tanta mortandad, porque ha habido mucha mortandad y pido que para la segunda dosis haya más centros de vacunación, más centra de donde vivimos.

En tanto don Alberto García, de 64 años de edad de oficio plomero y electricidad, es pensionado  y  habitante de la Infonavit 1 y quien se vacunó en la clínica del ISSSTE, dijo sentirse bien, “siento que es algo para protegerse de la pandemia, estar bien de salud, “me animé por la enfermedad que hay donde quiera y prevenir, además de que su trabajo es andar en las casas y se necesita por su protección y la de otras personas. Fui el número 7, y lo único que puedo pedirle a la gente es que se vacune, que es por el bien de todos, tenemos que cuidarnos”, concluyó.